Revista Mía

Objetivo: generar menos residuos

Cajas, botes, latas, botellas de plástico... Son algunos de los elementos que encontrarás en el cubo de basura. Es momento antes de acabar el 2022, de modificar tus hábitos de consumo y ayudar a mejorar la calidad del medio ambiente. ¡Nunca es tarde!

Foto: Istock

Foto: IstockBotellas plástico  en oficina 

Cajas, botes, latas, botellas de plástico... Si esto es lo que ves al mirar en tu cubo de la basura, es el momento de cambiar tus hábitos de consumo en todos los espacios de tu vida.
Cambia de jabón: “El jabón en pastilla, por ejemplo, produce menos residuos que el jabón líquido, que obligatoriamente debe tener envase”, señala la responsable del área de recursos naturales y residuos de Amigos de la Tierra, Alodia Pérez. “Si te es imprescindible que sea líquido, utiliza envases más grandes y más duraderos, que tardan más en convertirse en residuos. No están siempre disponibles, pero como consumidoras podemos reclamar la disponibilidad de productos de limpieza corporal a granel y con envases reutilizables”.
5773a8d7bcc59cd204bcfb97

Revista MIAJabón  líquido

No más aditivos: Determinados productos, como algunas lacas, son muy contaminantes. “Cuantos menos aditivos artificiales tengan los productos del baño, menor será su potencial contaminador, además de mejorar la salud de las personas”, dice la experta. Elimina estos productos contaminantes o sustitúyelos por otros más naturales que no generen residuos.

El jabón natural es el mayor potencial para una piel cuidada 

Organiza tus comidas: Para Alodia Pérez, es fundamental “planificar las compras en función de lo que queremos cocinar y comprar los productos que necesitemos para evitar los envasados”. Para ello, elige productos locales y de temporada.
Reutiliza: Contra la obsolescencia programada, “es posible la adquisición de pequeños y grandes electrodomésticos de segunda mano”, con una pequeña reparación para reintroducirlos en el mercado.
577247a9a1119be306b5ac6a

Archivadores

Material de electrónica: Tiene un gran potencial de reutilización. “Lo idóneo es repararlo para seguir usándolo, reintroducirlo en el mercado o donarlo. Lo más habitual es dejarlo en puntos limpios, cuyo principal destino es el reciclaje de las piezas con mayor potencial”, especifica la especialista en recursos  naturales y residuos. Aunque, normalmente, depende de la política de cada empresa.
En el trabajo, cafetera: Si te tomas un café cada mañana de la máquina del trabajo, consumes 240 vasos de plástico al año, que inmediatamente tiras a la basura. Si todavía no tenéis cafetera en la oficina, toma la iniciativa para poner una y llévate tu taza al trabajo. Tu bolsillo también lo notará.
tracking