Revista Mía

Evita el estrés navideño

Los regalos, las comidas, las reuniones familiares... aunque estés de vacaciones estas fechas pueden ser muy estresantes. Nuestra experta te desvela cómo combatirlo.

Autor: Raquel Calero / Fotos Istock
A pocos días de compartir reuniones familiares y sociales con los nuestros sería conveniente pararse a pensar si serán días en los que estemos presentes en cuerpo y mente o solo lo esté nuestro cuerpo.

¿En qué consiste?

El estrés es un aspecto de nuestra rutina que nos acompaña hasta en nuestros momentos más placenteros. Sin que seamos conscientes de ello, nos resta calidad a los momentos que pasamos con nuestros seres más queridos. Porque el estrés psicopatológico lo generamos nosotros con nuestra forma de entender la vida en general.
¿Por qué se produce?
Lo importante es que conozcamos los aspectos de esta celebración que nos provocan estrés, restándonos armonía mental y cómo vamos a priorizar nuestro bienestar emocional para poder disfrutar al máximo de estos días.
Todos los adultos tenemos en casa una “silla vacía”, alguien importante que ya no está y su falta quizás resta valor a estas celebraciones. Estaría bien analizar el ciclo de la vida y seguir cuidando y disfrutando de los que tenemos aquí, y seguir transmitiendo el legado de la celebración a los más pequeños de casa como lo hicieron nuestros mayores. Los que no están físicamente siguen con nosotros en nuestros recuerdos y pensamientos y, por ello, no es una deslealtad seguir estando presentes en lo que nos acontece, por muy dura que sea su ausencia.
Ser una buena anfitriona puede crear estrés pero, para serlo, no hay nada mejor que disfrutar tanto de los invitados como de los preparativos de la decoración de la casa y el menú. Disfruta de los tuyos, porque quizás no es tan fácil reunirlos a todos juntos en otras fechas del año.
¿A quién no le gusta recibir un presente en Navidad o Reyes? Realmente, da igual su valor económico, nos gusta que se acuerden de nosotros. Nos estresa no poder comprar un “buen regalo” a los nuestros, pero todos sabemos que es innecesario endeudarse para regalarle a gente que quieres y seguro que te quiere. ¡Tira de creatividad y acertarás!
¡Parece que sólo comemos en Navidad! Cuida los excesos, incluido el alcohol, come saludable y así conseguirás evitar el estrés que nos genera el aumento de peso tras las fiestas.
La Navidad es un ritual donde el valor espiritual hace que cada uno la celebremos y vivamos acorde a nuestros principios. Más allá de la connotación espiritual o religiosa, es un ritual familiar. La mejor forma de disfrutar de estos días es intentar olvidarse del estrés y vivir el momento con los seres más cercanos.
Raquel Calero es psicóloga sanitaria de Doctoralia.
tracking