10 citas mágicas en Londres

 

Prepárate para la acción porque, además de comer el típico pavo con coles
de Bruselas y salsa de arándanos, hay mucho que hacer durante la Navidad en la capital británica. Luces, shopping y mucha diversión te esperan.

 

1. Recorrer el Winter Wonderland

Cita imprescindible para los adictos a las emociones fuertes, en este parque de atracciones navideño instalado en el mismísimo Hyde Park hay tiovivos, toboganes, una noria panorámica de 60 metros de altura, montañas rusas, espectáculos de circo, una gran pista de patinaje, un reino de hielo... Y, por supuesto, un mercadillo –en realidad hay 6 diferentes– lleno de encantadoras piezas de artesanía, joyas y artículos de decoración.

La entrada al recinto es gratuita, pero hay que pagar para montar en algunas de las atracciones (se pueden comprar los tiques con antelación en www.hydeparkwinterwon derland.com/; cuestan entre 6 y 19 €). Para contrarrestar el frío, acércate a uno de los bares o puestos de comida y tómate un chocolate caliente con churros (sí, en Londres se han puesto de moda). Abre de 10 de la mañana a 10 de la noche hasta el 4 de enero de 2015, menos el día de Navidad.

 

2. Subir al rascacielos The Shard

Con 310 metros de altura, este rascacielos diseñado por el arquitecto Renzo Piano no es sólo el más alto de Londres, sino de toda Europa occidental. Desde arriba las vistas son asombrosas y, si el día está despejado, pueden alcanzar hasta 64 km. Sólo por eso merece la pena añadir este plan a tu agenda navideña. The Shard tiene tres plataformas de observación con vistas de 360°. En la planta 69 hay telescopios digitales y en la 72 una terraza al aire libre (para subir hasta allí, abrígate bien). Si reservas tu visita en www.visitbritainshop.com te ahorrarás en la entrada (cuesta 31,50 €) poco más de 6 €.

 

3. Disfrutar de la iluminación navideña

Las luces más brillantes y los adornos más originales cuelgan de  las calles comerciales del West End: Bond St, Carnaby St (cuyo tema este año es ‘Música y Moda’) o Regent St (que se ha inspirado en la nueva película Noche en el Museo: El secreto de la tumba). Los juegos de luces de las fachadas de los almacenes Harrods (www.harrods.com) o de la prestigiosa tienda Liberty (www.liberty.co.uk) también te hipnotizarán. Precisamente en Harrods se vive una de las grandes tradiciones de Pascua: visitar a Papá Noel en su gruta; pero a estas alturas de mes ya se han vendido absolutamente todos los tiques. Sin embargo merece la pena acercarse hasta allí, igualmente, para contemplar sus escaparates y adquirir un regalo en su preciosa tienda de Navidad.

4. Admirar el árbol de Trafalgar Square

Se puede decir que Londres inicia de verdad las fiestas cuando se encienden las luces del gran árbol de Navidad de Trafalgar Square, un acontecimiento que se celebra el primer jueves de diciembre (este año coincide con el día 4 del mes). El árbol es un regalo que Noruega realiza cada año desde 1947 a los británicos para agradecer la ayuda prestada durante la Segunda Guerra Mundial. El gran abeto, que se traslada desde Oslo hasta la popular plaza londinense, debe medir al menos 20 metros y tener una antigüedad de entre 50 y 60 años. A sus pies se celebra un entrañable festival de villancicos: del 8 al 23 de diciembre, excepto el 13 y el 16.

 

5. Probar el Christmas pudding

Es el postre más típico de la Navidad británica. Se elabora con harina, huevos, frutas confitadas, frutos secos, especias y ron. Pero no es el único; también están los mince pies, una especie de tartaletas de manzana con manteca y frutos secos variados, y las tradicionales galletas decoradas con motivos navideños que son la perdición de los niños. Te damos un par de direcciones donde podrás adquirir estos dulces para que no tengas que meter las manos en la masa. Biscuiteers (www.biscuiteers.com): en ningún otro sitio encontrarás galletas más espectaculares que las de esta tienda de Notting Hill. Y en Fortnum and Mason (www.fortnumandmason.com), 181 de Piccadilly, podrás comprar el Christmas pudding (32 €) con la receta más legendaria, la del Rey Jorge.

 

6. Patinar en Somerset House

La pista de patinaje de esta mansión londinense es la más cool de todo Londres por su ubicación –está en el patio central de una casa señorial del siglo XVIII– y porque al caer la noche pinchan música dance los mejores dj’s de la capital británica (entrada: 9,5 €). Hay muchas más: la de Eyeskate, junto al London Eye; la que se sitúa en la fachada este del Museo de Historia Natural, la del Palacio de Hampton Court, en la orilla del Támesis...

7. Visitar los mercadillos

Son bonitos, pintorescos y en ellos se vive como en ningún sitio el espíritu ‘comercial’ de la Navidad. Elegir sólo uno es una difícil tarea. Uno de los más populares es el que se monta en la ribera sur del Támesis, entre el Southbank Centre y el London Eye (metro Waterloo). Es de estilo alemán y entre sus 50 puestos hay artesanía y alimentos típicos del país germano como el pan de jengibre (abre hasta el 4 de enero). Aquí mismo está la Aldea Secreta de Santa Claus, para que los niños entreguen su carta. A su lado está el Real Food Christmas Market, dedicado a las delicias culinarias (hasta el 23 de diciembre). Otros mercadillos interesantes: el de la Tate Modern, el de Kew Garden, el de Barbican... Hay uno nuevo esta Navidad: el Winterville Festival, en Victoria Park, con atracciones y bares.


8. Ver la Copa de Peter Pan

La misma mañana de Navidad, mientras todo el mundo en Londres está desenvolviendo los regalos que Papá Noel ha dejado en sus calcetines, hay un evento singular: la Copa de Peter Pan. Es una prueba deportiva organizada por los miembros del Club de Natación Serpentine, uno de los más antiguos de Gran Bretaña (www.serpen tineswimmingclub.com), que consiste en nadar en las gélidas aguas del lago central de Hyde Park. La competición se realiza desde 1864 y debe su nombre a que J.M. Barrie, autor de Peter Pan, fue patrocinador de la primera.

9. Ir a un musical

Londres es, por excelencia, el paraíso de los musicales. Si en tu viaje a la capital inglesa quieres incluir la asistencia a un espectáculo, lo más aconsejable es que adquieras la entrada cuanto antes para evitar la avalancha de fanáticos que llenan los teatros londinenses cada Navidad. En su cartelera están casi todos: clásicos como Los Miserables, El fantasma de la Ópera, Cats, El Rey León, Mamma Mia! o Matilda y otros más nuevos, como Charlie y la fábrica de chocolate o Thriller Live, basado en la discografía de Michael Jackson. Puedes conseguir los tiques directamente en las web de cada musical o comprarlos en webs como thea trepeople.com/es/london-theatre/musi cals/, www.teatroenlondres.es o www.mu sicalesenlondres.es.

10. Aprovechar las rebajas del Boxing Day

El 26 de diciembre es un día especial porque comienzan las rebajas de enero (sí, aunque estemos todavía en diciembre). Si has estado esperando pacientemente este momento, prepara la cartera porque hay muchas gangas que cazar, sobre todo de ropa y artículos para el hogar. Lo mejor es acercarse a primera hora de la mañana a la zona elegida: Covent Garden, Westfield o el West End. Ten en cuenta algo importante: al estar aún en periodo navideño, el transporte público durante ese día tiene horario reducido.

 

Por Raquel Mulas

CONTINÚA LEYENDO