10 cosas que no se deben hacer en un avión

Cuando cogemos un avión muchos nos ponemos nerviosos solo de pensar quién será el que nos toque al lado...

Cuando cogemos un avión muchos nos ponemos nerviosos solo de pensar quién será el que nos toque al lado: ¿nos dará conversación? ¿será un protestón? ¿irá con niños pequeños? ¿nos dejará tener un vuelo tranquilo?

 

Te contamos el decálogo de los peores hábitos de los pasajeros en un avión, según una encuesta de London City Airport.

 

Los 10 peores hábitos

Dado que algunos pasajeros pueden llegar a ser extremadamente maleducados, el London City Airport, el único aeropuerto urbano de Londres, ha elaborado una encuesta para ver cuáles son los 10 peores hábitos de los viajeros durante el vuelo.

 

1)    Reclinar el asiento de forma que ocupa prácticamente todo tu espacio del avión, (63%).

2)    Plantar los codos en el reposa brazos sin dejarte apenas espacio, (55%).

3)    Ser maleducado con la tripulación. Un “gracias” nunca está de más, (53%).

4)    Llevar equipaje de mano claramente superior a lo permitido generando que otra persona tenga que poner el suyo en la bodega, (49%).

5)    Hablar tan alto con los acompañantes que te entre dolor de cabeza, (43%).

6)    Olvidar los modales al bajar del avión sin importarle lo que haya a su alrededor siempre y cuando pueda ser el primero en la cola del pasaporte, (40%).

7)    Estar levantándose constantemente para coger cosas del compartimento superior, (43%).

8)    Poner los pies en el espacio entre los sitios invadiendo tu zona, (33%).

9)    Hablar alto sin preocuparse si está molestando, (24%).

10)   Acaparar la ventanilla sin dejarte espacio para poder mirar, (19%).

Sé considerado con los pasajeros

Según un portavoz de London City Airport: “En un avión pasamos más tiempo cerca de extraños de lo que lo hacemos en cualquier otra situación por lo que no son pocas cosas las que pueden irritarnos.

 

Sé considerado con los pasajeros que tienes a tu lado. Igual que no te apoyarías en un extraño cuando comes tu almuerzo sentado en el banco del parque, tampoco lo hagas en un avión.

 

Piensa en el espacio que realmente necesitas antes de reclinar tu asiento y sé respetuoso con los que te rodean. Sin embargo, si tu compañero de viaje actúa de la forma contraria, respira profundamente y recuerda que es solo un viaje antes de poder bajar del avión. Si aun así no puedes con ello, intenta entablar una conversación, quizá hagas un nuevo amigo”.

CONTINÚA LEYENDO