16 secretos que Isabel II guarda en su maleta

El 21 de abril, Su Majestad la reina de Inglaterra cumple 90 años. Celebrémoslo conociendo sus secretos de viaje.

El 21 de abril, Su Majestad la reina de Inglaterra cumple 90 años. Celebrémoslo conociendo sus secretos de viaje.

 

Ha visitado más de 120 destinos, se ha alojado en algunos de los hoteles más exclusivos del mundo, ha recorrido más de un millón y medio de kilómetros en el Yate Real... y todo ello sin pasaporte, porque no lo necesita.

 

Con motivo de este aniversario, lastminute.com ha contado con la colaboración de la historiadora experta en realeza Kate Williams para abrir el cuaderno de viajes de Isabel II y desvelar algunos de sus secretos mejor guardados.

 

Un kilométrico de record

1. Durante su reinado ha recorrido tantos kilómetros como el equivalente a 42 vueltas completas alrededor del mundo.

 

2. Siempre le ha gustado viajar. Sólo doce meses después de ocupar el trono, la reina ya había recorrido más de 60.000 kilómetros y visitado 12 destinos, en un viaje de seis meses por los países de la Commonwealth (de noviembre de 1953 a mayo de 1954).

 

3. La estancia media de la Reina en sus viajes al extranjero es de ocho días. Alguna vez (por ejemplo en 1979) se alargó hasta casi cinco semanas, divididas en dos o tres periodos de tiempo.

 

4. Canadá es el país en el que más veces ha estado, con un total de 25 visitas. En España sólo ha estado en una ocasión, fue en 1988.

 

5. La reina Isabel ha visitado Italia cinco veces y fue la primera monarca británica en conocer a un Papa, en 1961.

 

6. Margaret Thatcher visitó una vez a la reina en Balmoral y lavaron los platos juntas. Más tarde, ‘la Thatcher’ envió unos guantes de goma a la reina como regalo de Navidad.

 

7. Isabel II viaja casi siempre acompañada de su esposo, el Príncipe Felipe. Durante su estancia en Treetops, en Kenia (1952), Su Majestad llegó como una joven princesa y se fue como reina.

 

8. Ha recibido regalos de lo más variopinto. En su visita a Alemania el año pasado, recibió una versión en miniatura de la puerta de Brandenburgo hecha de mazapán. Otro regalo curioso fue el que recibió en su visita a Canadá en 1973: una pipa de la paz con plumas rojas y rosas que hoy en día forma parte de la Colección Real.

 

9. También le han regalado animales. En su viaje a Camerún fue obsequiada con un bebé elefante llamado Jumbo. Como norma general, los animales ofrecidos a la reina suelen ir directamente al zoo de Londres.

La monarca que tenía hasta tren real

10. Durante 44 años el Yate Real Britannia fue la residencia oficial flotante de la reina (de 1953 a 1997), y en él navegó más de un millón de millas, visitando destinos como el Caribe o Sudáfrica.

 

 11. Isabel II también tiene un Tren Real que lleva a bordo chefs, almohadas con encaje y una norma estricta de “no molestar” durante el baño de la reina, que se celebra puntualmente cada día a las 7.30 de la mañana.

 

12. Cuando se trata de viajar en avión, Su Majestad prefiere alquilar un jet privado en lugar de desplazarse en vuelos comerciales. Aun así, ha viajado varias veces en vuelos comerciales, como por ejemplo en 1977, cuando se embarcó en el Concorde rumbo a los Estados Unidos.

 

13. Con respecto a los hoteles, la reina elige cinco estrellas. Entre los más famosos en los que se ha alojado están el Raffles Hotel Singapore (2006); el Ahwahnee Hotel de Yosemite (1983), en el que reservó el hotel completo o el Waldorf Astoria de Nueva York en 1957, también frecuentado por la Reina Madre.

 

14. Pero también se ha alojado en sitios más humildes tipo Bed and Breakfast. Por ejemplo, en 1981, la reina se vio atrapada en una tormenta cerca de Bristol y tuvo que llamar a la puerta de un B&B. El dueño del hostal le cedió su propio piso, en la planta de arriba del edificio.

 

15. La reina pasa cada vez menos tiempo en el Palacio de Buckingham. Una media de 88 días por año, hace unos años pasaba una media de 100 días.

 

16. En la actualidad Su Majestad prefiere no salir del Reino Unido. Así, los veranos se suceden en su querido Balmoral, en Escocia, durante dos meses; las Semanas Santas en el Castillo de Windsor y las vacaciones de Navidad con su familia en la residencia oficial de Sandringham.

CONTINÚA LEYENDO