Antes de Elle Macpherson, ella fue "El cuerpo"

Raquel Welch fue la primera que llevó ese apodo, "El cuerpo". Se lo pusieron hace ya 50 años, cuando rodó en Canarias la película que la convirtió en un mito...

“Rara vez se toma en serio a alguien con ‘sex appeal’. Es frustrante. Por eso siempre te sientes un poco insegura”.

 

Lo decía ella, Raquel Welch, la que inventó el apodo "El cuerpo" antes incluso de que Elle Macpherson empezase a andar. Pero, ahí donde la ves, exótica y voluptuosa, con la prestancia de quien se sabe por derecho dueña de todas las miradas, no apuntaba tantas maneras de niña. Al menos, no para todos. Su padre opinaba que tenía unas piernas ‘caballunas’ y su profesor de ballet, disciplina que practicó desde los 7 a los 17 años, le dijo que no tenía la figura adecuada. Lo dejó, por supuesto. Ironías de la vida.

 

Orgullosa de sus orígenes

 

Jo Raquel Tejada nació en 1940 en Chicago. Su madre, Josephine Hall, era inglesa, y su padre, Armando Carlos Tejada, era un ingeniero boliviano de ascendencia española que nunca les dejó hablar español, pues, como emigrante, sabía el costo de la igualdad en la ‘tierra prometida’ siendo latino. No quería que a sus hijos se les escapasen oportunidades por el acento. Sin embargo, ella nunca renegó de su origen, y cuando en los inicios de su carrera la industria intentó convertirla en ‘Debbie’, ella se negó: “Ya había cedido bastante al usar el apellido de mi primer esposo -James Welch, un amor de instituto, que sería el primero de cuatro-” confesó. “Cambiarme el nombre hubiese sido una traición total”.

 

El papel que la convirtió en icono

 

A pesar de sus complejos en la pubertad, era obvio que tenía madera de modelo, y tras ganar varios concursos de belleza y posar en ropa interior para varias revistas, le llegó su oportunidad en el cine con El trotamundos, junto a Elvis Presley, su ídolo desde la infancia. Para entonces, a los 24 años, ya tenía dos hijos y un divorcio.

 

Sin embargo, el papel por el que siempre se la recordará es el de Hace un millón de años (1966), donde -otra ironía- sólo tenía un bikini prehistórico y tres líneas de texto (“Yo, Loana; tú, Tumak”, y poco más). Ella no esperaba tanta fama, sólo entretener a sus hijos en el rodaje con los efectos especiales: “Sólo pensaba que era divertido para los niños, pero no la forma ideal para una actriz de entrar al mundo del cine”.

 

Después, las películas le llovieron, y está claro que su irresistible apariencia tenía algo que ver. Y hablando de resistirse, Sancho Gracia tampoco pudo: al parecer, en el rodaje de 100 rifles (1969) tuvieron un tórrido affaire (y un follón con el segundo marido de ella). Pero cuando ganó tablas decidió no estancarse en el rol de sex symbol: en 1970 se arriesgó a interpretar a un transexual en Myra Breckinridge, y reafirmó sus dotes para la comedia en Los tres mosqueteros (por la que ganó un Globo de Oro).  Tras dejar a un lado el cine siguió actuando en los escenarios de Broadway, en varias series de televisión y como gurú de belleza. Actualmente, de hecho, tiene una línea de pelucas en la firma Hair u Wear, que colabora con la Asociación Americana del Cáncer: “Cuando las mujeres ven que se les cae el cabello es como si vieran que el cáncer estuviera ganando -declaraba-. Ayuda mucho a la moral no tener que verse así”.

Otras curiosidades

 

1. Cuando vio a Elvis por primera vez, a los 13 años, dice que “entendió el sexo”.

 

2. Fue imagen de Freixenet en 1985.

 

3. Hace hora y media de yoga al día.

 

4. Desayuna claras de huevo.

 

5. Usa siempre chaqueta para disimular sus hombros.

 

6. Ella acaba de cumplir 76 años, y también se acaban de cumplir 50 (en agosto) desde que estuvo rodando la película en las Islas Canarias (Tenerife, Lanzarote y Gran Canaria).

 

7. A la izquierda, en la película que le dio fama, Hace un millón de años.

Continúa leyendo