Bulgaria: la joya balcánica

Te descubrimos este pequeño país de grandes contrastes que ofrece muchas posibilidades para el turismo. ¡No te lo pierdas!

Para muchos de los viajeros españoles, Bulgaria es un gran desconocido. Pequeño, pero con un montón de atractivos turísticos, este país balcánico mantiene un enorme legado cultural visitable: impresionantes monasterios ortodoxos, frondosos parques naturales, pueblos medievales encantadores y restos arqueológicos destacados por la UNESCO.

 

Localización estratégica

 

Su situación geográfica la ha hecho formar parte de los grandes acontecimientos políticos de la historia. Tras la II Guerra Mundial, Bulgaria se convirtió en un estado socialista hasta la caída del muro de Berlín en 1989. Desde entonces, el país es una democracia parlamentaria y está disfrutando de forma lenta pero firme de su paso hacia la modernidad.

 

Sofía, la capital

 

La ciudad fue fundada por los tracios en el s VIII a.C. Hay muchos templos interesantes en la ciudad pero destaca sobre todos la iglesia de Boyana, Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO. También merece la pena hacer una parada en la catedral Alexander Nevski (su cripta es una galería de arte antiguo y renacentista búlgaro). Para conocer el trasiego de la vida diaria, hay que acercarse hasta el bulevar Vitosha, que concentra una buena representación de marcas internacionales. Si sólo hay tiempo para ver uno de sus museos, el Histórico Nacional es nuestro elegido por ser uno de los más grandes de los Balcanes.

 

La costa del Mar Negro

 

El Mar Negro es uno de los destinos de verano más populares para los centroeuropeos. Una de las ciudades costeras más populares es Varna, donde no puedes perderte las impresionantes Termas Romanas (las ruinas más grandes de toda Bulgaria) o su Museo Arqueológico. Otros lugares costeros con buen ambiente son Sunny Beach, Golden Sands y Burgas.

 

El monasterio de Rila

 

Este monasterio ortodoxo fue fundado en el siglo X por San Juan de Rila, aunque su forma actual data del s. XIX. En el centro del patio se halla el edificio más antiguo del complejo, la torre de Hrelyu erigida en el s. XIV. Alrededor están las 300 celdas de los monjes. El monasterio también cuenta con un museo que alberga importantes obras maestras del arte sacro búlgaro. Por su privilegiado entorno natural, el monasterio es un habitual punto de partida para practicar senderismo.

 

Tumba en el Valle de las Rosas

 

La Tumba tracia de Kazanlak, Patrimonio de la Humanidad, es un monumento funerario de un noble tracio (s. IV a.C.) decorado con pinturas murales de enorme valor que representan la creencia en la eternidad. Para preservar las pinturas se construyó una copia a 50 metros del original, que es la que se puede visitar. Este monumento está ubicado en el Valle de las Rosas, famoso por el cultivo de la rosa damascena que produce alrededor del 85 % del aceite de rosas del mundo.

 

La oferta gastronómica

 

La cocina búlgara tiene influencias griegas, turcas y balcánicas. En la mesa encontramos ensaladas, yogur, quesos, embutidos y carnes. Hay varias especialidades que hay que probar, como el banitsa, un pastel de hojaldre en forma circular relleno; el tarator, plato nacional búlgaro, que es una sopa fría de pepino y yogur, o el kavarma, un estofado de carne con verduras que se cocina en cazuela de barro.

 

Todo el año

 

Cualquier momento del año es bueno para viajar a Bulgaria. Si quieres practicar deportes de nieve acércate de diciembre a marzo hasta una de sus reconocidas pistas de esquí: Pamporovo, Borovets y Bansko están entre las más famosas. Para disfrutar de las soleadas playas del Mar Negro, es mejor ir de junio a septiembre. La primavera es la época ideal para realizar un circuito cultural y descubrir sus monasterios ortodoxos. También hay cientos de balnearios para disfrutar los doce meses del año de las aguas mineromedicinales.

 

Te interesa saber

 

Hay algunos datos prácticos que te interesará tener en cuenta antes de viajar a Bulgaria, por ejemplo, su moneda. El país balcánico mantiene su divisa nacional, el lev, que se compone de 100 stotinki (más o menos medio euro). El idioma puede ser un gran reto, ya que el búlgaro se escribe con alfabeto cirílico. Sin embargo, en los lugares turísticos y el aeropuerto convive este idioma con el inglés.

 

Guía práctica

 

Cómo llegar

Bulgaria Air e Iberia tienen vuelos directos de Madrid a Sofía desde 250 € i/v. El aeropuerto internacional de Sofía está a diez kilómetros al este del centro de la capital.

 

Dónde dormir

- Radisson Blue Grand Hotel: De diseño moderno, está justo en el centro de Sofía cerca de la catedral Alexander Nevski. Desde 120 €/noche por habitación doble.

- Panorama Hotel: Está en Varna, en la costa del Mar Negro. Un hotel de lujo en primera línea de playa. A partir de 60 €/noche por habitación doble.

- Grand Hotel Kazanlak: Se encuentra en la principal ciudad del Valle de las Rosas. Es un alojamiento básico. Desde 39 €/doble y noche.

 

Visado

Los ciudadanos de la Unión Europea no necesitan visado para estancias de hasta 90 días en Bulgaria.

 

Más info

Visita la página web oficial de Turismo de Bulgaria para informarte de todas las opciones.

 

Si quieres conocer un poco más este magnífico país, visita nuestra galería "Descubre Bulgaria".

Continúa leyendo