Cómo catar un vino

No es privilegio de los sumilleres. Tú puedes apreciar las características de una marca y determinar su calidad. Te damos las pistas para realizar una buena cata.

No es privilegio de los sumilleres. Tú puedes apreciar las características de una marca de vino y determinar su calidad. Te damos las pistas para realizar una buena cata.

 

La técnica de catar un vino es un arte. Durante años esta habilidad se reservó a catadores profesionales, pero hoy en día cualquier persona que tenga un buen sentido del olfato y del gusto puede aprender.

 

Todo es cuestión de intentarlo. Los vinos, difieren entre sí en color, textura, grado y cuerpo, así como en olor y sabor. Y el catador tiene que tener en cuenta todos los aspectos.

Pistas para realizar una buena cata

 

Vista

- El primer paso al examinar un buen vino es mirarlo.

 

- Visto contra un fondo blanco o bien iluminado, revela si es limpio o turbio y proporciona una información importante en cuanto a su edad.

 

- Los grandes tintos suelen tener un color acusado y fresco, los blancos ligero.

 

Olfato

- Casi todo lo referente al vino se descubre a través de su aroma. Uno de los pasos más importantes para catar un vino es olerlo con detenimiento.

 

- Después de hacerlo girar en la copa, el catador inhalará profundamente y verá qué aromas le evoca. Notará aromas frutales (procedentes de la uva), puede notar tostados o cueros (que provienen de la madera) e, incluso, algo de mineralidad (que proviene del terreno en el que se encuentran las cepas).

 

Gusto

- El sabor confirma la información dada por la nariz.

 

- El catador toma un buen sorbo y deja circular el líquido en torno a la lengua, dándole tiempo a que deje sus impresiones.

 

- El cuerpo del vino ejerce entonces su impacto; es generoso o flojo, áspero o suave, o bien está equilibrado en acidez.

Calidad de conjunto

- Mientras retiene el vino en la boca, el catador absorbe aire entre sus labios.

 

- El calor de la boca ayuda a volatilizar el vino, los vapores ascienden hacia la cavidad nasal y se materializan en la parte posterior de la boca, lo que da una impresión más positiva del sabor.

 

- Después el vino se traga o se escupe.

 

Elección

- Tan importante como catar el vino es elegir el adecuado para cada comida.

 

- Los blancos se sirven con entremeses, sopas y pescados, y los tintos acompañan asados, caza y carnes rojas.

 

- La temperatura ideal para servir los tintos está entre 14 y 16 grados.

 

- Los blancos y rosados generalmente se beben fríos, entre 7 y 12 grados, pero nunca por debajo de los 5 grados.

Variedad

- España se distingue por tener una enorme variedad de vinos, cosechas y tierras destinadas a viñedos.

 

- Pero en los últimos años nuestro país también se ha convertido en el destino de vinos extranjeros y con un toque exótico.

 

- Desde California llegan los vinos de las zonas de Sonoma y Napa; desde Chile, los del Maule, y desde Australia, los del valle del Hunter.

Continúa leyendo