Cómo comportarse en una comida de empresa

Discreción y educación son las mejores armas con las que cuentas. Procura no hacerte el centro de todas las miradas.

En estas fiestas navideñas suele ser costumbre en muchas empresas celebrar una comida o una cena entre jefes y empleados. Además de ser una oportunidad para la distensión fuera del lugar de trabajo, en cierta medida también es una forma de conocerse mejor. Guardar la imagen en estas ocasiones es fundamental porque, según cómo te comportes, tus compañeros pueden hacerse una idea de ti. Por eso, aunque sea una comida de camaradería, no hay nada peor que confundir la confianza con la falta de educación y la espontaneidad con excesos grotescos.

- No intentes sobresalir en la conversación.

- Mantén una actitud educada y abierta pero discreta.

- Sé respetuosa con tus compañeros.

- Evita el consumo de alcohol si sabes que puede acarrearte problemas.

- Si no estás acostumbrada a hacerlo, deja que los chistes los cuenten los demás, sobre todo los de mal gusto.

- Olvida las grandes carcajadas fuera de tono.

- No olvides las formas elementales de comportamiento en la mesa.

- Tus jefes no son en estas comidas tus amigos de copas, por lo tanto, sigue tratándolos con el mismo respeto que en el lugar de trabajo, y lo mismo tienes que esperar de ellos hacia ti.

- Si se exceden o te molestan, hazles saber discretamente que no compartes ese tipo de bromas.

- No te comportes como una colegiala buscando sentarte con tu ‘pandilla’; amplía el horizonte y busca a otras personas que aún no conoces demasiado o tienes poco trato para hacerte amiga.

- No dejes solo a tu jefe si ves que su mesa está vacía de otros comensales, y aprovecha la ocasión para tener una conversación más personal y amigable con él.

- Relájate, pero sin descuidarte; seguro que lo pasarás bien.

Continúa leyendo