Cómo hacer pasta fresca casera

La pasta fresca es muy fácil de hacer y en pocos minutos podrás disfrutar de su sabor inigualable. ¡Merece la pena!

Cómo hacer pasta fresca casera

La pasta fresca es muy fácil de hacer y en pocos minutos podrás disfrutar de su sabor inigualable. ¡Merece la pena!

 

Con las manos en la masa

Para hacer tu propia pasta solo tienes que mezclar 1.200 g de harina de trigo, 20 g de sal y medio litro de agua hasta obtener una pasta compacta, pero que sea fácilmente manejable. Se puede añadir un poco más de agua si hace falta. Forma una bola con ella y déjala envuelta en un paño al menos media hora. Después solo hay que amasarla dejarla con el mínimo grosor y darle la forma que se prefiera. Para hacer tallarines, basta con enrollarla y cortarla en rodajitas de medio centímetro. Necesitarás un cortapastas especial si quieres hacer raviolis o tortelinis.

Consejos a la hora de comprarla

La variedad que puedes encontrar en el mercado es muy amplia. La hay rellena con mezclas de sabores y originales (raviolis, tortelinis) o sin relleno (lasaña, espaguetis, tallarines). Cuando la compres lee bien la etiqueta y fíjate en la fecha de caducidad para que sea lo más fresca posible y elige la pasta fresca que tenga más huevo, ya que su sabor será más pronunciado.

La cocción justa

Cuécela en abundante agua hirviendo con sal. El tiempo de cocción varía entre 1 minuto para las planas y 6 minutos para las rellenas. Después de escurrirla rocíala con un chorrito de aceite de oliva para evitar que se pegue.

En buena compañía

La pasta fresca está deliciosa con setas salteadas, con crema de queso y caviar y, si tienes prisa, basta con que la adereces con aceite de oliva y añadas una mezcla de hierbas aromáticas o añadas alguna salsa de las que venden ya listas como acompañamiento para pasta.

Elena

Elena Gómez

CONTINÚA LEYENDO