Cómo preparar diferentes tipos de café

Existen cafés para todos los gustos. Date un capricho y sorprende a los tuyos preparando estas deliciosas variedades.

Existen cafés para todos los gustos. Date un capricho y sorprende a los tuyos preparando estas deliciosas variedades.

 

El consumo de esta bebida estimulante está tan ampliamente extendido que cada país tiene su forma característica de prepararlo. Puedes elegir desde el suave americano, el delicado capuchino o atreverte con el irlandés o el jamaicano, con un toque de alcohol.

Americano. Es un tipo de café muy ligero ya que se prepara con gran cantidad de agua. Lo habitual es tomarlo solo, sin añadir leche.

 

Al chocolate. Un plus de energía después de comer. Mezcla una taza de café con crema de café, chocolate fundido y cacao en polvo.

 

Capuchino. La fuerza del café expreso se suaviza con una nube de espuma de leche y una cucharada de cacao o canela por encima.

 

Bombón. Un postre perfecto porque combina el sabor amargo del café con el intenso dulzor que proporciona una gran cucharada de leche condensada.

 

Vienés. Sobre una base de café se añade una cucharada de nata y cacao en polvo. Servir en copa redonda.

 

Irlandés. Una taza de café, azúcar  moreno y una cucharada de whisky. Para decorar, 2 cucharadas de nata y café molido.

 

Jamaicano. A la taza de café se le añade azúcar moreno, un chorrito de ron, una cucharada de chocolate y moca. Se adorna con nata.

 

Celta. Una copa de café con una cucharada de azúcar moreno y un chorrito de orujo. Se adorna con granos de café y una rodaja de limón.

También te puede interesar:

Continúa leyendo