Cómo proteger tu router

Proteger tu router te evitará más de un disgusto. Si no quieres que te roben el wifi, ¡toma nota!

Quizá no te preocupe demasiado el tema porque no notas demasiado sus efectos en tu ancho de banda, pero puede que, sin tú saberlo, alguien haya convertido tu router en zombi y lo esté utilizando para actividades que no te gustarían nada. Evitar que esto ocurra es posible protegiendo el gateway, algo así como la puerta de entrada a tu casa de tu router doméstico.

Mentalízate de que los routers actúan como una puerta a tu hogar. La información de todos los dispositivos conectados pasa a través de los routers y después a Internet. Del mismo modo, los datos entrantes también pasan por el router y luego se dirigen de nuevo a tu dispositivo. También hay algunos modelos de routers que incorporan otras funcionalidades, como servicios de telefonía, servidor multimedia, puntos de acceso inalámbricos, etc. Todos ellos están comprometiendo un sistema operativo (OS), el hardware y las aplicaciones web. Estos son los fallos de seguridad más comunes, según la empresa especializada Trend Micro.

Configuración insegura. Estos dispositivos a menudo tienen una lista predefinida de credenciales (nombres de usuario y contraseña) que permiten a los cibercriminales sortear la seguridad. Existen varias marcas de routers que tienen puertas traseras -backdoors- integradas, que los atacantes pueden aprovechar para controlar la configuración del router o para redirigir a los usuarios a páginas web maliciosas. Los usuarios afectados pueden sufrir las consecuencias del robo de información, e incluso robo de identidad. Para evitarlo, es recomendable cambiar las credenciales del router predeterminadas por defecto, para añadir así una capa de seguridad. Los routers que incorporan funciones de seguridad, tales como protección contra amenazas web y capacidad para detectar tráfico de red malicioso, pueden protegerse contra estos backdoors y otros programas maliciosos.

Fallos de seguridad como punto de entrada en la red doméstica. Al igual que cualquier hardware, los routers también presentan vulnerabilidades que pueden introducir malware en la red doméstica. Para explotar tales vulnerabilidades, basta con que los ciberdelincuentes utilicen una herramienta de búsqueda de routers vulnerables y luego recurran su base de datos de vulnerabilidades públicamente conocidas. Cuando se explotan, estos fallos de seguridad pueden poner información confidencial en las manos equivocadas y permitir a los atacantes lanzar ataques de negación de servicio (DoS), impedir que los usuarios utilicen Internet y cambiar la configuración del servidor DNS. Para reducir estos riesgos, los usuarios deben mantener el firmware del router actualizado con los parches más recientes.

Hay que tener en cuenta que una vez que la red doméstica se ha puesto en peligro, se vuelve propensa al malware y a las botnets (red de robots informáticos o bots) que cambian el DNS, entre otras amenazas. Otro riesgo a tener en cuenta es el fraude VoIP, que se produce cuando los atacantes utilizan el servicio de telefonía y realizan llamadas no autorizadas a otros países, dejando al usuario facturas desorbitadas.  Por eso es tan importante tomarse en serio su protección. Tampoco hay que olvidar que la razón última de que los routers sean un gran objetivo para el cibercrimen es que la venta de información y datos genera beneficios, así como los servicios DDoS y el alquiler de la botnet en mercados clandestinos.  

También te puede interesar:

Continúa leyendo