Consejos a seguir si viajas en coche en Navidad

Estos son días de muchos viajes y traslados para pasar las fiestas con nuestras familias. Si tienes que coger el coche estas navidades ten en cuenta estas claves para que el viaje no se convierta en una pesadilla.

En pocos días muchas personas van de un punto a otro de la geografía española para celebrar con sus familias la Nochebuena y la Nochevieja. Si tienes que ir en coche es importante tomar una serie de precauciones para que el viaje, y más en fechas de frío y temporales, no nos dé ningún disgusto.

 

1. Revisa la batería. El fallo de la batería es causa de avería en 1 de cada 4 vehículos. Las bajas temperaturas provocan un desgaste muy rápido de las mismas y las descargan (su temperatura óptima de funcionamiento es de 20 a 25 grados). Es importante llevar siempre las pinzas, pero en invierno con más razón aún. Antes de salir de viaje hay que comprobar el nivel de carga de la batería y revisar los bornes y limpiarlos con agua muy caliente. Después hay que forrarlos con una grasa especial para evitar que se forme sulfato sobre ellos.

2. Comprueba las ruedas. Lo recomendable es que tengan 3 mm de profundidad. Si vas a viajar o vives en una zona donde en invierno son frecuentes las temperaturas por debajo de los 7 grados o donde es habitual la nieve, hay que usar neumáticos de invierno que proporcionan una mayor seguridad. Si no pueden cambiarse hay que comprobar su estado. Según la DGT más de un millón de vehículos circulan con defectos graves en las ruedas. Hay que poner especial atención en la profundidad del dibujo (mayor de 1,6 mm), pero para circular en invierno no debería ser menor de 3 mm. También hay que comprobar el desgaste de la banda de rodadura, que sea homogéneo, y que no presente deformaciones. Hay que ajustar la presión de todas las ruedas, incluida la de repuesto. Si los neumáticos tienen más de 4 o 5 años conviene sustituirlos.

 

Prepara tu coche antes de comenzar el viaje

3. Poner a punto luces y faros. En invierno hay menos horas de luz y ésta durante el día es menos intensa, lo que reduce la visibilidad. Por ello hay que comprobar todos los sistemas de iluminación y señalización, y que no hay ninguna bombilla fundida. Según el reglamento ya no es obligatorio llevar bombillas de repuesto, pero si se funde una durante el trayecto podemos ser multados. También es aconsejable comprobar que los faros están bien regulados. Para ello se aparca el coche frente a una pared vertical y se comprueba su correcta orientación, para que iluminen perfectamente la calzada, pero sin que estén demasiado altos y produzcan deslumbramientos al tráfico en sentido contrario. Para mejorar la visibilidad se recomienda circular con las luces de cruce encendidas de forma permanente.

4. Líquidos, aceite y anticongelante. Es imprescindible revisar los niveles de aceite. Si se viaja a una zona de bajas temperaturas lo mejor es optar por uno de viscosidad baja, que mejora la resistencia del motor. Dentro del compartimento del motor también hay que ajustar los niveles de líquido de dirección y del limpiaparabrisas. También hay que rellenar el depósito de detergente y añadirle unas gotas de alcohol, que disminuye el punto de congelación del agua.

Continúa leyendo