Curiosidades sobre la limpieza

Noticias, cifras, datos… te contamos algunas curiosidades sobre la limpieza.

Noticias, cifras, datos… te contamos algunas curiosidades sobre la limpieza.

 

Blanquear no era fácil

En el siglo XIII, los holandeses ocuparon el primer lugar en técnicas de blanqueo, y mantuvieron casi un monopolio de esta industria hasta el siglo XVIII. Sumergían las telas en lejías alcalinas hasta cinco días, y después la lavaban con agua y las tendían de dos a tres semanas en el suelo para secarlas y que les diera el sol. Todo el proceso se repetía cinco o seis veces. Después, bañaban el tejido en una sustancia ácida como la leche agria. El proceso duraba varios meses.

 

Eran otros tiempos

En el verano de 1845, en la calle de la Victoria, de Madrid, un catalán abrió la primera tienda de limpiabotas que hubo en la capital de España. Le auguraron un fracaso rotundo; por el contrario, dio vida a una nueva industria.

 

También fue laxante

El jabón siempre se ha fabricado a partir de grasas. En el año 600 antes de Cristo, los fenicios obtuvieron el primer jabón del mundo mezclando grasa de cabra con cenizas de madera. Sus mercaderes, que surcaban todo el Mediterráneo, lo introdujeron entre los griegos y los romanos y lo vendieron como laxante a los galos.

Gran negocio

En 1917, Edwin W. Cox vendía, puerta a puerta, baterías de aluminio. Sabía que una queja corriente en todas las cocinas era que la comida se pegara a las cacerolas y sartenes. Cox introdujo pequeños estropajos cuadrados de viruta de acero en una solución jabonosa. Fue tal el éxito, que dejó las baterías y se forró con los estropajos jabonosos.


En 1918…

… la empresa Kimberly-Clark inventó los kleenex, que se utilizaban para vendajes quirúrgicos. En 1950, los relanzaron para más de una docena de usos hogareños, tales como limpieza y pulimento de muebles, aunque el público los compraba, sobre todo, para sonarse la nariz.

 

Lo tienen clarísimo

Lavar la ropa es la tarea doméstica preferida por los hombres, entendiéndose ‘lavar la ropa’ como introducirla en la lavadora. Cuando se compara con otras tareas, como limpiar el baño o planchar, requiere menor cantidad de trabajo. ¿La ley del mínimo esfuerzo?

Escoba de doble filo

El inglés Sam Houghton, pasó a la historia en 2008, por ser la persona más joven (cinco años) que patenta una idea. Su invención es una escoba con dos cepillos unidos a un palo mediante una cinta de goma que ha bautizado como “Broom”. Sam solo tenía tres años cuando la ideó. Inspirado por un programa de inventores, vio a su padre barriendo y pensó que con un doble cepillo lo haría más rápido. “Uno recoge los desperdicios más grandes y el segundo los pequeños que el primero se ha dejado atrás”.

 

Lavadora

Aunque en el siglo XVIII se había construido algún prototipo, la primera  eléctrica apareció en 1901, gracias a Alva Fishe, un ingeniero estadounidense que, aplicando un motor, hizo girar un tambor incluyendo agua y jabones. Además, la dotó de un ‘ojo de buey’ para que el agua no salpicara y provocara cortocircuitos. Su uso se popularizó cuando la electricidad se convirtió en un servicio de uso común.

 

30

es el lugar que ocupa España en la lista de los 149 países más limpios del mundo, según una encuesta Forbes. Los primeros cinco son: Suiza, Noruega, Suecia, Finlandia y Costa Rica. Los últimos: Angola y Nigeria.

Tintorerías

El trabajo más importante en la industria de la confección en el Imperio Romano era el de los encargados de su limpieza, o el de las tintorerías (fullonicae en latín). Servían a ciudades enteras y, como se ha comprobado en las ruinas de Pompeya, eran negocios que requerían un gran número de empleados. De hecho, los dueños estaban entre los hombres más importantes de la ciudad.

 

Plancha egipcia

Los egipcios usaban para suavizar el lino algo muy parecido a la actual plancha. El famoso egiptólogo inglés Gardner Wilkinson, muestra un grabado en su libro Los egipcios, su vida y costumbres, donde podemos ver una plancha egipcia encontrada en Tebas, de 15 cm de largo y confeccionada en madera de tamarisco.

 

Una prenda que delataba al antiguo oficinista…

… eran los manguitos. Fabricados en tela, cubrían desde la muñeca hasta el codo y se ponían sobre la manga para evitar que se ensuciara. Ahora, duermen en el baúl de los recuerdos.

CONTINÚA LEYENDO