Dónde comer los auténticos calamares fritos en Madrid

Los calamares fritos son uno de los platos más tradicionales de la capital. Te contamos los mejores lugares para disfrutarlos.

Si hablamos de gastronomía de Madrid, los calamares fritos son uno de los platos estrella, además de las típicas bravas. Aunque muchos los asocian a la cultura andaluza, lo cierto es que suelen degustarse en la capital, sobre todo a modo de bocadillo. De hecho, tal es su popularidad en la región que para los turistas son el símbolo por excelencia de la 'street food' madrileña.

Este tradicional plato ha dejado de ser exclusivo de las tabernas más castizas de Madrid para estar presente en espacios más selectos. Lo que está claro es que no falta en ninguna carta de cualquier bar que se precie en la capital. Si no puedes resistirte a unos buenos calamares fritos, tienes mucho donde elegir, pero nosotras te contamos los lugares donde mejor los preparan para que tu visita sea un éxito asegurado. ¡Ficha estas direcciones!

La Cruz Blanca de Vallecas

Además de otros platos típicos de la gastronomía española como el cocido o la fabada, en este local de Vallecas encontrarás los que son, para muchos, los mejores calamares fritos de Madrid. El secreto de su éxito no es otro que emplear un calamar 100% natural y por supuesto, fresco. Sus calamares proceden del puerto de Avilés, y ellos se encargan de rebozarlos utilizando una capa finita de harina de trigo, para después freírlos con aceite de oliva de poca acidez. ¡Tienes que probarlos!

Dónde: Calle de Carlos Martín Álvarez, 58

Cafetería Altamira

Esta cervecería madrileña abrió sus puertas hace más de 40 años en el Barrio del Pilar. Uno de sus platos más reconocidos son los calamares fritos cuya clave del éxito es la excelente materia prima y el cuidado a la hora de cocinarla. Además, se rebozan con candeal, un tipo de harina que garantiza un rebozado nada pesado y que el calamar no absorba todo el aceite. 

Dónde: Avenida El Ferrol, 13A

De la Riva

Esta antigua casa de comidas lleva abierta desde 1932 y no ha perdido ni un ápice de su esencia. De sus rabas de calamar, preparadas como antiguamente, se dicen verdaderas maravillas, pero tampoco deberías perderte sus delicias de merluza o su arroz con leche casero.

Dónde: Calle Cochabamba, 13

El Pescador

En este establecimiento con más de 70 años de historia no solo se sirven las patatas bravas (la receta de su salsa todavía es un secreto) o las croquetas más deliciosas, sino también los auténticos calamares fritos, que vienen en dos versiones: en bocadillo o a modo de plato tradicional. Elijas la opción que elijas, acertarás seguro. ¡No te quedes sin probarlos!

Dónde: Ronda de Toledo, 2

El Barril de las Letras

Uno de los platos que más triunfan en esta marisquería ubicada en pleno barrio de las Letras son los calamares de potera a la parrilla o a la andaluza, que se acompañan de pimientos asados. También son dignos de mención su arroz con gamba roja de Santa Pola o sus ostras gallegas frescas.

Dónde: Calle de Cervantes, 28

Continúa leyendo