El ocio foodie se vuelve virtual durante el confinamiento

Desde un festival que marida la música con la cocina a juegos de mesa cuya protagonista es la cultura del vino, la cuarentena para prevenir la propagación del Covid-19 agudiza el ingenio de quienes quieren seguir disfrutando de planes gastronómicos en casa.

Cultiva tus momentos de ocio durante la cuarentena
Gtres

La tecnología online al servicio del disfrute de la gastronomía desde casa. El confinamiento para evitar la propagación del Covid-19 lejos de acabar con la vida social de millones de foodies ha conseguido que las alternativas se multipliquen gracias a las oportunidades que surgen de manera virtual: desde festivales de música y cocina, a chefs reconocidos que cocinan desde los fogones de sus hogares, pasando por juegos de mesa temáticos y la oportunidad de hacer un after work por videollamada, hasta trasladar tus salidas de restaurante de los fines de semana al salón de tu casa.

Quedan aún días para el levantamiento del claustro preventivo y para amenizarlo, la cuenta de Instagram Cook the music propone una de las alternativas de ocio virtual más atractivas. Desde este perfil, han logrado que por las tardes músicos clásicos de primer nivel se unan a reconocidos chefs en directos por Instagram Live. Estos directos arrancan a las 20:10 con el intérprete invitado tocando las melodías que haya elegido y, sobre las 20:40, se conecta con el domicilio del chef, donde este tendrá que cocinar el mejor plato que se le ocurra inspirado por la música que ha oído y con lo que tenga a mano. La chef Rakel Cernicharo, al frente de su restaurante Karak, en Valencia, junto a la violinista moldava Alexandra Conunova, solista mundialmente reconocida residente en Suiza y que tenía previsto un recital en abril en Sevilla, han sido de las primeras en unirse a esta cita para cocinar la música. También han participado en estas conexiones internacionales Rebeka Barainka y Jorge Asenjo, del restaurante donostiarra Galerna, con el pianista español afincado en Berlín Juan Floristán, y Andreu Genestra desde Mallorca con el violinista Razvan Stoica desde Holanda.

Para no perder nuestro momento de ocio gastronómico sin salir de casa, podemos pasar un ratito sintonizados vía Instagram al perfil Yo Me Quedo en Casa Cocinando, donde chefs de Andoni Luis Aduriz, Paco Morales y Javi Estévez ya han dejado su huella elaborando sus recetas para todos desde sus domicilios.

Durante este período de cuarentena, hay que seguir buscando los momentos para el ocio tal y como hacíamos antes. Reunirnos los que estemos en la misma casa en torno a un juego de mesa con una copa de vino puede resultar un plan muy ameno y divertido. Una idea que se antoja inmejorable para los amantes del vino, si añadimos a la ecuación que este manjar de dioses es el protagonista de los juegos que os proponemos y que están disponibles para envío a domicilio en Amazon. En Wine Opoly, la versión vinícola del Monopoly, los jugadores compran y venden sus propias referencias mientras profundizan en el conocimiento de las mismas. Para poner a prueba el nivel de enología de los participantes están Wine Wars, un juego de preguntas y respuestas, y Wine IQ, donde hay que enfrentarse a preguntas multirespuesta. Del estilo Trivial Pursuit, es Bouquet, con corchos de botella como fichas. Para los más bohemios, está Viticulture, que nos convertirá en bodegueros de la Toscana y tendremos que competir por ser la mejor bodega de toda Italia.

Otra de las opciones es darle un sentido a las videollamadas que hacemos casi por impulso motivados por la necesidad de contactar con quienes ya no nos podemos ver. Por ejemplo, agendarlas para después de teletrabajar como un after work en versión virtual o para tomar el aperitivo, todos con el vermú o la copa de vino en la mano y cada cual en su casa, pero conectados por las pantallas con app del tipo Skype.

El delivery también ha evolucionado en estos días gracias a la iniciativa de restaurantes que saben de la importancia de dedicar momentos para disfrutar sean cuales fueren las circunstancias. No se trata de pedir comida para no cocinar, sino de regalarnos una comida o una cena especial, arreglarnos e ir más allá del delivey de fast food. Si no se puede ir al restaurante, el restaurante irá a las casas, es la idea de Sergio Humada, el chef del restaurante guipuzcoano Casa Humada (www.casahumada.com), que ha ideado una carta corta y directa pensada expresamente para ser un homenaje a domicilio. En la misma línea, está trabajando también José Luis García-Berlanga desde su restaurante Berlanga (www.restauranteberlanga.com) junto al Parque del Buen Retiro de Madrid: se envían a domicilio todos los arroces y los platos de la carta para que podamos seguir disfrutando de sus arroces de cine sin tener que desplazarnos.

 

Continúa leyendo