Enoturismo por la Rioja Alavesa

Si te enamora el vino y su cultura, viajar a la Rioja Alavesa y conocer sus bodegas es una opción excelente para las vacaciones

Vino y patrimonio

El enoturismo está más de moda que nunca. Si encima el destino es la Rioja Alavesa, una de las regiones vitivinícolas más importantes de España, la apuesta es ganadora porque se vuelca en ofrecer a todo aquel que lo visita un completo ‘menú viajero’ en el que se combina gastronomía, patrimonio, cultura, historia y naturaleza, elementos que invitan a desconectar del estrés y a dejarse llevar por un ritmo más tranquilo. 

En la Rioja Alavesa, una comarca de alrededor de 300 km2 y 12.000 habitantes, custodiada al sur por el río Ebro y al norte por la Sierra de Cantabria, encontrarás paisajes plagados de viñedos y villas de encanto medieval, además de unas 300 bodegas porque la cultura del vino se palpa en cada rincón.

La mejor fórmula para conocer este territorio es recorrer sin prisa sus pueblos como la Laguardia, capital de la comarca y recientemente incluida entre los pueblos más bonitos de España. Otras localidades que merece la pena conocer son Elciego, que cada año acoge el ‘Seminario de Vinos de Elciego’, Moreda de Álava, Samaniego o Labastida.

Catas y madirajes especiales

Visitar bodegas es una oportunidad de vivir un territorio desde sus raíces, fusionándose con él y con todo su potencial. Bodegas Ostatu (Samaniego) propone visitas especiales sobre vino y aceite con catas y aperitivo. Asimismo, Bodegas Valdemar (Oion) ofrece recorridos tematizados. La figura de Cosme Palacio y su estilo pionero es el hilo conductor de la visita a Bodegas Palacio (Laguardia); mientras que los antiguos calados subterráneos y la original capilla entre barricas son las protagonistas de la visita a Bodegas Jilabá (Lapuebla de Labarca). Bodegas Alútiz (Samaniego) ha ideado una original propuesta que marida vino, fruta y chocolate y que se suma a sus visitas habituales. También ofrecen visitas las Bodegas Viña Real (Laguardia), Bodegas Remírez de Ganuza y Pascual Larrieta (ambas en Samaniego) y Viñedos y Bodegas de la Marquesa-Valserrano (Villabuena de Álava).

Enólogo por un día

Bodegas Amador García (Baños de Ebro), tiene una original propuesta para convertirse en enólogo por un día, así como Bodegas Amaren (Samaniego) que a través de la figura del enólogo propone descubrir la filosofía de la casa, incluso diseñando un vino único, o bien participando en la actividad ‘Entre varietales’, para descubrir los vinos más especiales de la bodega.

Comidas entre viñedos

Bodegas Valdelana (Elciego) ofrece un completo programa con diversas opciones para acercarse al mundo del vino, que van desde la cata comentada a la visita con almuerzo, pasando por una comida entre viñedos, un maridaje con pintxos o un curso de cata. Bodegas Baigorri (Samaniego), añade a la visita una comida con menú maridado Por su parte, Bodegas Pagos de Leza, (Leza), recientemente reconocida con la mención especial en la categoría de ‘Mejor Bodega Abierta al Turismo’, propone catas y maridajes especiales de vino y chocolate o queso. También ofrece sesiones de showcooking y talleres de cocina, o bien almuerzos entre cepas mientras se disfruta de la naturaleza en su máximo esplendor. 

También te puede interesar:

Continúa leyendo