Vídeo de la semana

Mónica Carrillo: “Me siento bien cumpliendo años, la alternativa es mucho peor"

Entrevistamos a la periodista y escritora, Mónica Carrillo. La presentadora de las Noticias Fin de semana de Antena 3.

Entrevistamos a la periodista y escritora, Mónica Carrillo. La presentadora de las Noticias Fin de semana de Antena 3 nos habla de su segunda novela, 'Olvidé decirte quiero'.

 

QUIÉN ES: periodista y escritora. Presenta las Noticias Fin de semana de Antena 3. 

 

POR QUÉ AHORA: acaba de publicar su segunda novela, Olvidé decirte quiero (Planeta), en la que entremezcla emociones, recuerdos y esperanzas.

 

En la tele muestra tanta soltura y seguridad que al tenerla frente a frente te sorprende que le asome un atisbo de timidez.

 

Está feliz y muy emocionada ante la publicación de su segunda novela, Olvide decirte quiero. El título es un juego de palabras, un deporte que le encanta practicar, como se demuestra en los microcuentos que cuelga en su Twitter (@MonicaCarrillo).

 

Nació en Elche (1976) y reside en Madrid, aunque se podría decir que vive en Antena 3, a tenor de las horas que pasa en la cadena en la que ya lleva diez años.

 

La novela empieza así: “Me llamo Malena y es posible que muera hoy”. Es una frase que invita a seguir leyendo.

MÓNICA CARRILLO: Sí, en el primer capítulo ya se desvela lo que va a ser la trama a lo largo de la novela. La protagonista se debate entre la vida y la muerte y en ese momento de incertidumbre los recuerdos se le vienen a la mente a modo de moviola. Va recordando todos los pasajes más importantes de su vida. Parte de una reflexión vital que podríamos tener cualquiera de nosotros. La idea son las conversaciones pendientes que todos tenemos.

 

Da la impresión de que Malena, la protagonista, se ha dejado muchas cosas por hacer. ¿Tú exprimes la vida o eres como ella?

Yo creo que todos nos dejamos cosas en el tintero porque la vida al final se compone de rutinas. Esta novela lo que pretende es sacudirte, decirte: “Vamos a ver, piensa si este problema es tan grave, si es realmente importante”. Es ponerte en tu sitio. Yo seguramente en ese caso también tendría tarea, tendría cosas en el debe.

 

Junto a Malena está Mía, su perrita, dándole la réplica. ¿Hay una Mía en tu vida?

Sí, yo tengo una perrita, Luna, que no vive conmigo; está con mis padres en la playa, es una perra jubilada. La tuve seis años aquí en Madrid, pero empecé a cambiar de horarios y al final no podía atenderla. El personaje de Mía es un homenaje a esos perritos tan fieles y tan entrañables.

En el libro se habla mucho de amor.

Es un motor fundamental en mi vida, una motivación a la hora de escribir. Yo soy periodista y escribo a diario de la actualidad. Me circunscribo a dar las noticias y el dato. Con la novela pretendo emocionar al lector, disfrutar escribiendo y evadirme totalmente de esa rutina que me envuelve que es la información.

 

Tu vida la haces prácticamente en Antena 3, ¿de dónde has sacado tiempo para escribir?

Hay que dedicarle tiempo. Hay un momento en el que solo tomo notas, voy cogiendo ideas y, cuando tengo la historia que quiero contar, me pongo delante del ordenador y de manera intensa le dedico horas. Cuando la historia te atrapa tienes que seguir escribiendo hasta que has dado a luz a la criatura. Luego solo quedan los retoques. Pero la historia está contada.

 

Para el chocolate seguro que siempre tienes un momento, ¿no es así?

Me encanta. Ahí sí que soy de primera.

 

¿Crees que los microcuentos que escribes en Twitter te han dado esa agilidad para construir una historia?

Sí, y no me di cuenta de ello hasta que empecé a escribir la La luz de Candela, mi primera novela. Para escribir tienes que ser muy observador, ver la vida que pasa a tu alrededor. El hecho de estar todo el rato atenta imagino que me ha ayudado a tener la maquinaria engrasada.

 

Eres muy discreta. Dices que no te gusta hablar de tu vida personal.

Siempre he sido así. Entiendo que pueda generar cierto interés, pero me da mucho pudor hablar de mi vida privada.

 

Cumples este año 40 ¿Cómo lo llevas?

No le doy demasiadas vueltas a lo de cambiar de década. Me siento bien cumpliendo años, la alternativa es mucho peor...

 

Estudiaste Turismo y Periodismo. Seguro que te encanta viajar. ¿Qué destino tienes pendiente?

Uff, la vuelta al mundo [risas]. Muchísimos. Sudamérica me apetece ahora, me queda mucho por ver.

En tu faceta periodística, ¿qué noticia te ha gustado dar especialmente?

El fin de ETA. Me gustó porque siempre me preguntaban por la noticia que quería dar y siempre decía que el fin del terrorismo de ETA, pero parecía que no iba a llegar nunca. Tenemos que ser conscientes de que ha cesado la violencia. Ahora hay otro terrorismo mucho más globalizado, pero no hay que olvidarse del de ETA porque fueron muchas víctimas; muchas familias lo sufrieron y por ende la sociedad.

 

Imagino que es difícil mantener el tipo ante determinadas noticias. ¿Hay que meterle emoción o ser hierático?

No sé si existe un método, yo lo que intento es ser lo más natural posible tanto en la vida como en el trabajo. A la hora de enfrentarnos a noticias de ese calado lo único que hay que hacer es demostrar respeto y honestidad. Y yo creo que cierta neutralidad. Tampoco podemos imbuirnos de demasiados sentimientos porque formaríamos parte de la noticia.

 

Haces pareja televisiva con Matías Prats. ¿Qué tal está tras regresar de cuatro meses de baja médica?

Muy bien. Sigue haciendo chistes malos como antes [risas].

 

¿Qué has aprendido de él?

Es el referente de la comunicación en este país, así que con sentarte al lado y observar ya aprendes; pero sobre todo de su don de oratoria –es un gran comunicador–, su capacidad para improvisar, su temple y el buen ambiente. Trabajamos muy bien en equipo, no solamente los que estamos en la mesa del informativo, y la complicidad al final traspasa. Para mí es fundamental que todo el mundo esté contento, que se implique y se sienta valorado.

 

Llevas diez años en Antena 3, dos en las Noticias Fin de semana. ¿Ya te has acostumbrado a trabajar sábados y domingos?

Sí, es otro ritmo, pero tenemos la suerte, porque nos va la marcha, de que los fines de semana están siendo trepidantes. Solamente en este año hemos tenido un montón de citas electorales. Hemos tenido mucha intensidad en la información política, la campaña ha sido muy novedosa, hemos tenido los atentados en París..., con lo cual eso de que en los fines de semana no pasa nada es un mito.

 

El 80 % de las noticias es política y el 20 % fútbol. ¿No hay más que contar?

No creo que sea exactamente así. Hace 3 años hablábamos de economía todo el rato. Abríamos casi todos los días con la crisis, la bolsa, la prima de riesgo... Tenemos en eso una memoria muy corta y no siempre es así, aunque seguramente saturaremos. Las noticias son las que son, pero siempre hay una manera de contarlas. Seguramente hay muchas noticias que se quedan en el camino.

 

Las preguntas de las lectoras

Tienes dos sobrinos, ¿ejerces de supertía?

Sí, eso intento. Les he hecho un homenaje en la novela. Son los personajes de Vega y Alejandro.

 

¿Te ves como mamá?

Soy mamá postiza.

 

Tienes un club de fans. ¿Qué te exigen?

No sé yo si es un club de fans, son gente que me sigue en Twitter. Saben a veces más cosas de mi agenda que yo, pero son muy respetuosos.

 

¿En Twitter has tenido algún encontronazo?

No tengo demasiados trolls [personas que buscan provocar], tampoco entro en debates desagradables ni, desde luego, en insultos.

 

¿Te cuidas mucho? 

Por trabajo me he vuelto más disciplinada para desmaquillarme, pero no soy muy coqueta, debería serlo un poco más.

 

¿Practicas algún deporte?

Llevo un par de años haciendo yoga y salgo a correr de vez en cuando.  

 

 * Haz tus preguntas a nuestros famosos en: www.miarevista.es

Continúa leyendo