Estrenos de cine de la semana

Esta semana destacamos dos películas que nos harán soltar carcajadas en la butaca: la británica y aclamada Pride y la comedia negra Puro vicio.

 

Pride

Esta película, considerada la comedia británica del año, nos trae de nuevo a las pantallas el espíritu Full Monty, pero la reivindicación irónica y tierna de la injusticia social en el Reino Unido une esta vez a dos colectivos muy diferentes: mineros y gays.

La película nos cuenta unos hechos reales ocurridos en Gran Bretaña en el verano de 1984. Margaret Thatcher era primera ministra y el Sindicato Nacional de Mineros (NUM) convocó una huelga. Como gesto solidario con ellos, un grupo de lesbianas y gays recaudó fondos durante la manifestación del Orgullo Gay en Londres para ayudar a sus familias.

Cuando ven estupefactos que el sindicato no acepta dinero de homosexuales, los activistas deciden viajar a un pueblecito de Gales -anclado en el pasado y sin contacto alguno con los nuevos tiempos- para ponerse en contacto directo con los mineros. Empieza así la curiosa historia de solidaridad, amistad y empatía entre dos comunidades totalmente diferentes que se unen por una causa común.

 

Nominada a Mejor película en los Globos de Oro, Pride (Orgullo) es una comedia divertida, brillante y reconfortante que cuenta con personajes muy ricos y llenos de matices interpretados por imprescindibles del cine británico como Bill Nighy (Love Actually) e Imelda Staunton (Los amigos de Peter) y por el cada vez más indispensable Dominic West, actor de moda este año por su papel en la premiada serie The affair.

 

 

 

 

Puro vicio

Divertida y extraña adaptación de la novela homónima de Thomas Pynchon (2009) con un notable reparto: Josh Brolin, Owen Wilson, Reese Witherspoon, Benicio del Toro, Serena Scott Thomas, Eric Roberts... y Joaquin Phoenix, que da vida a Doc Sportello, un peculiar detective privado adicto a la marihuana que se busca la vida en Los Ángeles en los años 60.

Tras la desaparición de su amante, Sportello se verá enredado en una trama propia del cine negro de lo más hilarante. La película, dirigida por Paul Thomas Anderson (Boogie nights y Magnolia), ha estado nominada a los Oscar como mejor guión adaptado y vestuario.

 

Por C. Enríquez

Continúa leyendo