Georges de la Tour llega al Museo del Prado

El Museo Nacional del Prado expondrá gran parte de la obra del pintor francés.

 El Museo Nacional del Prado expondrá gran parte de la obra del pintor francés.

La muestra está disponible desde el pasado 23 de febrero hasta el próximo 12 de junio. Con esta nueva exposición se redescubre al que llegó a ser el el pintor de Luis XIII. Sus pinturas destacan por otorgar un gran monumentalismo a las formas y por jugar casi siempre con monocromatismos en los colores.


 

La mayor parte de su obra fue concebida en el momento en que su tierra atravesaba un momento doloroso. Lorena dejaba de ser un ducado con idependencia política. Estas condiciones afectaron- en cierta manera- a la pintura de George de La Tour. Sus figuras reflejan sosiego, silencio, soledad y cierta melancolía de tintes barrocos.

Un ejemplo de esta tristeza barroca la tenemos en la imagen de La Magdalena Penitente o Magdalena en meditación (1644). En esta se muestra a una mujer caracterizada como María Magdalena. Sentada frente a un espejo, sostiene una calavera en la mano y mira al infinito, en un estado que se antoja como de cierta culpabilidad. La soledad y misticismo también se aprecian por la oscuridad presente en el cuadro, en el que solo destaca la luz de una vela. Los cuadros de Georges de la Tour suelen tener, sobre todo en su segunda etapa una temática bíblica.

 

Pintor de dos etapas

 

El pintor francés quedó, en cierta medida, olvidado, sobre todo en su primera etapa. Ésta se contextualizó en la ciudad católica de Vic Sur Saille, en la Lorena francesa, cuando el pintor contaba solo con diecisiete años de edad. Los personajes de esta etapa se caracterizan por componer cuadros costumbristas, como la vida de los campesinos de su tierra.

Su segunda etapa es más religiosa, moralista y de temática bíblica. Lo ha hecho más célebre que la anterior.
Gracias a esta exposición, podemos adentrarnos en gran parte de la obra de este pintor de estilo tenebrista y tan cercano a Caravaggio.

Continúa leyendo