Vídeo de la semana

Hoy, ¡Manualidades con Niños! Hacemos Huevos de Colores.

¡Es el día de Reyes! y los peques están de lo más nerviosos. Hoy se irán a la cama más a gusto que nunca y sin rechistar pero antes hay que entretenerlos durante varias horitas. Por eso, se nos ha ocurrido traer a nuestra web un 'hazlo tu misma' que nos ha cedido amablemente Beatriz, alma del precioso blog Con botas de agua  y a la que hemos entrevistado para MIA.
Aprovechando este encuentro le hemos pedidos el paso a paso de esta manualiadad que podéis hacer con los niños hoy o cualquier otro día en el que querais compartir con v. ¡Les encantará! Aprenderán a teñir huevos, a vaciarlos sin abrirlos, a rellenarlos de confetti o, ¿por qué no?, a meterles dentro un mensaje para los Reyes Magos. Si les dejamos estos huevos personalizados junto a los zapatos, seguro que sus Majestades volverán de lo más contentos a Oriente… ¿Probamos?
Materiales:
-Huevos blancos (no marrones).
-Tinte alimentario de colores.
-Vinagre.
-Un vaso de agua caliente.
-Una cera blanca o de color carne.
 
Cómo se hace:
Paso 1. Vaciar los huevos.
Por la parte de arriba hacéis un agujerito con una aguja. Por la de abajo, uno un poco más grande para poder vaciarlo bien. Con un recipiente debajo, soplamos por la parte de arriba del huevo, y veréis como se vacía en un momento. Lo laváis, dejando correr el agua entre ambos agujeros y listo.
Paso 2. Colorearlos.
1- Dejamos a mano el vaso de agua, el vinagre y el tinte.
2 y 3- Escribimos el nombre en el huevo. Al utilizar una cera blanca o de color carne no se verá. Esto lo hacemos para que luego, al teñirlo, aparezca por sorpresa y los niños se queden maravillados. ¡Es magia!
4- En el vaso de agua echamos unas gotas de colorante y un poquito de vinagre. El vinagre elimina la primera capa del huevo para que pueda fijarse el colorante.
5- Sumergimos el huevo. En este momento el nombre que en el huevo blanco no se veía, aparecerá por arte de magia.
6- Según el tiempo que dejemos el huevo dentro del agua, el color será más o menos vivo.
Paso 3. Secarlos.
Sacamos los huevos del agua con la ayuda de una cuchara y lo más escurridos posible. Los ponemos sobre un trozo de papel de cocina y ejamos que se sequen (lo hacen rápidamente). Y ya está listo.
Paso 4. Rellenarlos con confeti o con un mensaje.
Con una taladradora, hacemos unos cuantos agujeritos a trozos de papel que tengamos por casa. Rellenamos el huevo haciendo el agujerito de abajo un poco más grande y luego lo tapamos con washi tape o celo. Cuando golpeemos el huevo… ¡se producirá una lluvia de confetti, llena de color! Si preferimos meter un mensajero. Debemos escribirlo en un trocito de papel pequeño, enrollarlo lo más posible y meterlo por el agujerito con mucho cuidado.
Por último, los colocamos en una huevera de cartón o de metal.
Recuerda que si hacéis muchos o si no queréis romperlos todos, siempre os quedará la opción de utilizarlos para decorar la cocina.
¡A ver qué tal os quedan!

Continúa leyendo