La ruta de Santa Teresa

Recorre con nosotras todos los lugares que mantienen el legado de Santa Teresa, desde su lugar de nacimiento hasta el sur de la Península. ¿Te vienes de viaje?

Decía Santa Teresa de Jesús: “Lee y conducirás, no leas y serás conducido”. Con esta frase de la escritora mística española más importante de todos los tiempos, te queremos animar a recorrer los lugares que marcaron la biografía de la santa. Empápate de la cultura, la arquitectura y la gastronomía de estos rincones de las dos Castillas, Murcia y Andalucía.

 

Ávila, la ciudad dónde nació

 

Teresa de Cepeda y Ahumada nació en Ávila en 1515. Si quieres seguir su rastro por la ciudad amurallada, visita la iglesia y el convento carmelitano levantados sobre su casa natal, el Monasterio de la Encarnación, donde permaneció casi ininterrumpidamente desde 1535 hasta 1574 (aquí recibió los consejos de Francisco de Borja, de Juan de la Cruz y de Pedro de Alcántara), o el Monasterio de San José, el primero fundado por Teresa de Ávila en 1562. En honor a la santa que lleva su nombre, Ávila celebra las fiestas de Santa Teresa el 15 de octubre con gigantes y cabezudos, conciertos, fuegos artificiales, una misa solemne en la catedral y una ofrenda de flores a la escultura de la santa situada en el Mercado Grande. Para comer en Ávila, hay una tríada imprescindible: las judías del Barco, el chuletón de ternera y, como no, las famosísimas yemas de Santa Teresa.

 

Por Valladolid

 

En Medina del Campo, la santa fundó en 1567 el Monasterio de San José, el segundo de las Madres Carmelitas Descalzas y lugar de encuentro con San Juan de la Cruz. Su relación con esta villa monumental fue amplia y duradera: la visitó trece veces a lo largo de su vida. En Medina hay que recorrer el casco antiguo, sobre todo la Plaza Mayor porticada, un referente del urbanismo español. En ella se celebraban las ferias en los siglos XV y XVI. Estamos a un paso de Valladolid, otra ciudad en la ruta teresiana en la que la santa fundó otro de sus conventos. En él se pueden ver la celda que ocupaba Santa Teresa y dos tesoros: el autógrafo original de su obra Camino de perfección y un conjunto de cartas de su puño y letra. Tras el recorrido, hay que hacer parada y fonda para probar unas buenas tapas, un lechazo y un vino de Rueda.

 

En Castilla - La Mancha

 

Fue una noble, Doña Teresa de la Cerda, quien convenció a Teresa de Jesús para fundar un convento en la villa de Malagón (Ciudad Real) en 1568, cuya iglesia tiene uno de los retablos más bellos del barroco tardío español. En su recorrido por tierras manchegas, Santa Teresa recaló en Toledo, en donde fundó otro de sus conventos. En esta ciudad comenzó a plasmar los pensamientos que más tarde se convertirían en una rica obra literaria. Aprovecha tu estancia en la capital manchega para visitar el Palacio de Mesa, hoy sede de la Real Academia de Bellas Artes y Ciencias Históricas. También acudió la santa en 1569 a Pastrana, en la comarca de la Alcarria (Guadalajara), y a Villanueva de la Jara (Cuenca) en 1580. En ambas localidades fundó conventos. El paisaje manchego, de llanuras y veredas, te abrirá sin duda el apetito. Aquí hay que probar una buena caldereta de cordero, un plato de migas o un revuelto de setas. En Malagón es imprescindible pedir un plato de judías blancas y en Toledo, por supuesto, sus mazapanes.

 

Camino del sur

 

En la histórica villa de Beas de Segura (Jaén) fundó Santa Teresa su primer convento en Andalucía en 1575. El mismo año creó otro en Sevilla, aunque se trasladó diez años más tarde hasta su actual sede en el barrio de Santa Cruz. Este convento de San José conserva un buen número de reliquias, entre ellas el único retrato de la santa pintado en vida y el manuscrito original de Las moradas. Un año más tarde marchó hasta Caravaca de la Cruz, en Murcia, y fundó un monasterio que hoy en día permanece deshabitado, aunque se puede visitar para contemplar su espléndido órgano. Ya en 1582 volvió al sur, a Granada, para fundar su último convento en Andalucía. Si visitas estas tierras siguiendo a Santa Teresa, a la fuerza tiene que caer un buen gazpacho. Y en Caravaca, unas migas ‘ruleras’, hechas con harina de trigo o de maíz.

 

Regreso a Castilla y León

 

Son muchas las ciudades de Castilla y León esenciales en la biografía de Santa Teresa de Jesús. Salamanca es una de ellas. En su casa de la calle Crespo Rascón (hoy convento de las Siervas de San José) nació la inspiración del “vivo sin vivir en mí”. Las huellas de la santa se dejan ver en la catedral nueva y en el convento de San Esteban, en cuya iglesia está el confesionario al que acudía la santa en busca de consejo. Pero es Alba de Tormes, a 20 km de la capital salmantina, un lugar aún más señalado en la vida de la religiosa. En esta localidad fundó el Convento de la Anunciación en 1571, que posteriormente sería el lugar de su fallecimiento en 1582. En él se pueden venerar su sepulcro y las reliquias mayores (corazón y brazo izquierdo). Ciudades castellanas como Segovia (en donde empezó a escribir Las moradas), Palencia, Soria o Burgos (en donde fundó su último convento en 1582) también tienen sus monasterios carmelitanos.

 

Guía Práctica

 

Huellas de Teresa

Con motivo de la conmemoración del V Centenario del nacimiento de Santa Teresa, surgió la unión de las Ciudades Teresianas bajo la denominación ‘Huellas de Teresa de Jesús’, que se ha convertido en una propuesta cultural y patrimonial para dar a conocer la obra y el legado de la santa. Esta ruta recorre los 17 lugares en donde la santa fundó conventos, un viaje que comienza en 1567 y que duraría 20 años.

 

Consigue tu credencial

Al igual que los peregrinos que hacen el Camino de Santiago, los promotores de esta ruta han creado una credencial que se podrá obtener visitando un mínimo de cuatro Ciudades Teresianas de al menos dos comunidades autónomas distintas y finalmente Ávila, lugar de nacimiento de Teresa. Es en esta última ciudad donde se recibe la distinción. Las credenciales hay que sellarlas en las oficinas de turismo de cada localidad visitada. Este documento puede recogerse en las oficinas municipales de turismo de las Ciudades Teresianas o descargarse en su web.

 

El legado castellano

La Junta de Castilla y León también ha creado una serie de rutas turísticas para conmemorar los 500 años del nacimiento de Santa Teresa: General, De la vida, Últimas Moradas, Primeras Fundaciones y Teresa en las ciudades Patrimonio.

 

Acompáñanos en nuestra visita por las principales localidades de la ruta teresiana en nuestra galería "Recorriendo la Ruta de Santa Teresa". ¡No te la pierdas!

También te puede interesar:

Continúa leyendo