Las bodas en cifras

¿Cuánto se gastan los novios españoles en celebrar su enlace? ¿Y a dónde se van de luna de miel? ¿Cuál es el valor de los regalos?

¿Cuánto se gastan los novios españoles en celebrar su enlace matrimonial? ¿Y a dónde se van de luna de miel? ¿Cuál es el valor de los regalos que hacen los invitados? Te contamos estos y otros datos entorno al mundo de las bodas.

 

El 78 % se casa en temporada alta

Estamos en plena temporada alta de bodas, un periodo que comienza en abril y que se extiende hasta octubre. De hecho, los datos del Instituto Nacional de Estadística indican que en este intervalo se celebra el 78 % de los matrimonios en nuestro país, con especial incidencia en los meses de julio y septiembre. A los novios les sale más caro casarse en estas fechas, pero les compensa si durante el evento hace buen tiempo.

 

Cuesta 16.500 €, de media

Dar el ‘sí quiero’ tiene un coste que los novios o sus familias están dispuestos a abonar. Pero, ¿cuánto? Según la Federación de Usuarios y Consumidores Independientes (FUCI) el presupuesto oscila entre los 21.205 € de Madrid y los 11.864 € de Canarias, con una media nacional de 16.534 €. Lo más caro es el banquete (en él se gastan entre 75 y 100 € por persona), seguido del viaje de luna de miel, al que dedican unos 1.150 €.

 

Regalos de casi 300 €

En el otro lado de la balanza está lo que los novios reciben en regalos. Por lo visto, los españoles somos los más generosos del mundo con los contrayentes y regalamos una media de 267 € por invitado, según el portal de listas de bodas online Zankyou. Esto hace que, en la mayoría de los casos, a los novios les salga a cuenta casarse; es decir, hacen un buen negocio.

 

1 de cada 10 novias del mundo viste un traje ‘made in Spain’

España es una potencia internacional en moda nupcial: una de cada 10 novias del mundo se casa con un traje hecho en nuestro país. A la cabeza de esta industria está la marca Pronovias, que actualmente tiene 163 tiendas en 90 países (exporta el 77 % de su producción).

El 33 % de las parejas se va de luna de miel a la playa

Aunque suene demasiado prosaico, hay quien se casa por los 15 días de permiso retribuido que legalmente conceden las empresas a sus trabajadores. Según el Libro Blanco de las Bodas, el destino de estas vacaciones postnupciales es la playa en el 33 % de las ocasiones, seguido de la opción cultural, con un 26%, y el crucero, con un 11 %. Los viajes de naturaleza solo son elegidos por un 9 % de las parejas de recién casados. En cuanto al continente preferido, América es el principal, seguido de Europa y Asia. La mayoría, el 50 % realiza un viaje de dos semanas y el 28 %, de una.

 

El 80 % de las bodas en USA se organizan por wedding planners

En Estados Unidos contratar a un wedding planner o un “organizador de boda” para que salga perfecta es un imprescindible: el 80 % de las ceremonias nupciales norteamericanas pasan por sus manos. Esta moda ha llegado a España, sin duda influída por tantas películas en las que reflejan su trabajo, como Planes de boda (protagonizada por Jennifer Lopez). Un wedding planner se encarga de todos los detalles, evita mucho estrés a los novios e intenta sacar el mejor partido a un presupuesto, aunque hay que tener en cuenta que un 10 o 15 % del mismo se lo lleva en concepto de honorarios. La demanda en España va creciendo, así como la oferta de estudios para aprender esta profesión: en la Universidad Camilo José Cela ya existe el Título de Especialista Universitario en Wedding Planner.

 

La experta opina:

“Para los novios es la fiesta de su vida”

La sentimental es la principal razón por la que a la gente le gusta celebran una gran boda, asegura Ana Gayoso, editora del blog La Champanera, especializado en bodas. “Casarse está lleno de entusiasmo, ilusión y mucho romanticismo, además de ser una celebración alegre y divertida en la que participan las personas más cercanas de ambas familias. Por otro lado, los enlaces tienen un destacado impacto estético y visual. Si juntamos el factor humano con el extra estético, al margen de ventajas legales y fiscales, obtenemos una celebración social”.

 

Ana Gayoso cree que las bodas de ahora han cambiado: “Hay menos invitados, pero mucho más protagonismo para el emplazamiento y la decoración. Los detalles han pasado a ser claves y los novios quieren plasmar cada vez más su personalidad porque es la fiesta de su vida”.

También te puede interesar:

Continúa leyendo