Vídeo de la semana

Los mejores sitios de Madrid para tomar un buen croissant

Estos son los más ricos que hemos probado en la capital española.

Croissants
Croissants (Foto: iStock)

En las últimas semanas le hemos dedicado una especie de espacio reservado a un dulce que es la debilidad de muchísimas personas alrededor de todo el mundo: el croissant. 

Primero nos marcamos una reivindicación en toda regla del que para nosotros es uno de los grandes placeres dulces de la vida siempre y cuando esté bien hecho, y poco después compartimos contigo cuáles son nuestros favoritos en Barcelona, la cuna de este famoso cuerno de mantequilla que contagió a toda Cataluña desde Francia, de cuya repostería es su auténtico estandarte. 

Lógicamente, la expansión del croissant o cruasán no se quedó solo en lugares vecinos, sino que ha acabado invadiendo prácticamente cualquier rincón de la tierra. Desde luego, en España se come en todas sus regiones, en mayor o menor medida. Incluso Madrid, donde tiene un duro rival con los churros, ha abrazado las bondades de este dulce que no entiende de horarios ni de comidas: sienta bien a todas horas. Así que, por si Barcelona te pilla lejos y en tu radio de acción la capital sí te coge a mano, hemos decidido cerrar el capítulo cruasán confesándote nuestra lista personal de los mejores que puedes encontrar repartidos por la ciudad. 

Antes de comenzar la ruta, una nota aclaratoria: hay vida más allá de los Manolitos. Para aquellos que no sepan de lo que hablamos, son los cruasanes de moda en la ciudad, donde han crecido sus tiendas como si nunca antes se hubieran comido estos dulces en Madrid.

Empezamos por las pastelerías que nunca nos han fallado (y estamos segurísimos de nunca lo harán): Pomme Sucre, La Duquesita/Oriol Balaguer, y Moulin Chocolat. Las tres son un referente de la ola contemporánea de grandes templos del dulce en Madrid, porque incluso La Duquesita, uno de esos locales con solera e historia, fue rescatado por Oriol Balaguer no hace demasiado tiempo, en lo que ha sido lo más parecido a que nos toque la lotería de Navidad a aquellos que tenemos la suerte de residir en la capital. Balaguer borda el croissant clásico, pero de igual forma lo hacen Julio Blanco y Ricardo Vélez en los otros dos establecimientos citados. Están tan ricos que puedes montarte un “paseo del cruasán” en el centro para aprovechar la proximidad entre los tres locales.

Un tour parecido, o añadido al que te hemos propuesto, se puede hacer con los mejores cruasanes -mira que suena mal en singular, pero en plural es todavía peor- de las pastelerías tradicionales del centro de Madrid. El Riojano, La Mallorquina y Horno de San Onofre hacen buenas versiones del cuerno alveolado de origen francés. 

A estas seis propuestas, se pueden unir perfectamente otras muy disfrutables como la que hacen en Rialto, la sucursal madrileña de esta pastelería ovetense famosa por ese dulce de chocolate y almendra llamado moscovita que es un placer imposible de olvidar después de probarlo por primera vez; el de la panadería Pancomido en la calle Lagasca del barrio de Salamanca; el cruasán que encuentras en cualquiera de la batería grande de locales que Levadura Madre tiene abiertos en Madrid actualmente; y también el que ha hecho famosa a ese original concepto de tienda y restaurante, todo en uno, de Cristina Oria.

Además, también consiguen la nota suficiente como para que te los recomendemos el que elaboran en La Mimé, los de Mamá Framboise, y el croisán del Café Bistrot de Isabel Maestre, situado dentro de unas famosas galerías comerciales en la calle Serrano.

Por mucho que la moda de los “Días Internacionales” diga que al croissant le toca el 30 de enero, cualquier día del año es bueno para hincarle el diente a un buen cuerno de mantequilla. Nosotros, desde luego, no estamos dispuestos a esperar casi un año entero para celebrar que existe semejante manjar. 

 

Continúa leyendo