Los Teatros del Canal presentan ‘Tío Vania’, de Anton Chéjov

Los Teatros del Canal de la Comunidad de Madrid presentan, del 9 de marzo al 3 de abril ‘Vania’, dirigida por Carles Alfaro.

Los Teatros del Canal de la Comunidad de Madrid presentan, del 9 de marzo al 3 de abril, en su Sala Verde, el estreno en Madrid de Vania, dirigida por Carles Alfaro, quien, en su nueva aventura sobre las tablas, se atreve a revisitar uno de los grandes clásicos del teatro moderno, Tío Vania, de Antón Chéjov.

 

La obra, a cargo de la compañía Moma Teatre, habla sobre temas tan universales como el paso del tiempo y las oportunidades que dejamos escapar sin siquiera darnos cuenta. Vania, reúne un elenco de algunos de los nombres de mayor peso de la escena valenciana, como Rafael Calatayud, Empar Canet, Josep Manel Casany, Àngels Fígols, Mamen García y Rebeca Vallsl.

Carles Alfaro sube sobre las tablas una minuciosa versión de la pieza, que parte de un primer Tío Vania que el director realizó en 2008 para el Centro Dramático Nacional. En este nuevo montaje, en el que ha participado Rodolf Sirera haciendo la traducción, Alfaro ha querido otorgarle una mayor fuerza al texto, poniendo en primer plano a los personajes y defendiendo, según sus propias palabras, “una lectura del mundo de Chéjov de lo que está a punto de pasar, con unos protagonistas desesperados por el cambio”. Para Alfaro, estamos ante un libreto muy actual, muy vivo y emotivo: “Chéjov huía del protagonismo; aquí creó una pieza coral en la que todos los personajes tienen una historia que contar; él habla a través de las escenas, no de los personajes”, concluye el director. 

 

“Ciertamente, Tío Vania, como obra maestra de la dramaturgia universal, es de una riqueza inacabable y, por eso mismo, habla de muchas cosas. Una de ellas, que a nosotros nos interpela directamente, es el tiempo perdido, la vida que se escapa y las oportunidades que se pierden sin apenas darnos cuenta. Hasta que un día, tal vez, lo percibimos a las claras, inmisericordemente”, afirma la compañía. Y Rodolf Sirera, traductor de la pieza, puntualiza: “Los personajes que transitan la obra, liberados en nuestra propuesta de cualquier subordinación al tiempo y al espacio en que fueron creados, exhiben, de manera cada vez más impúdica, a medida que sus anhelos y sus frustraciones se van desplegando ante los ojos y oídos del espectador contemporáneo, unos conflictos, aparentemente triviales, pero que ocultan, bajo esa tranquilizadora capa de inocuidad, un desazonante pesimismo”.

 

 

 

Continúa leyendo