¿Por qué sonreímos más para una foto?

Un grupo de investigadores de la Universidad de Berkeley (Estados Unidos) afirma que cada vez sonreímos más en los retratos fotográficos.

Un grupo de investigadores de la Universidad de Berkeley (Estados Unidos) afirma que cada vez sonreímos más en los retratos fotográficos, después de haber estudiado durante años el registro histórico visual de numerosos anuarios de instituto estadounidenses.

 

La investigación, titulada ‘A Century of Portraits: A Visual Historical Record of American High School Yearbooks’, se dedicó a hallar patrones ocultos y conexiones inesperadas entre una gran cantidad de información visual dividida entre hombres y mujeres.

 

Después de analizar 38000 retratos que datan desde inicios del siglo XX hasta la actualidad, se descubrió que antes la gente sonreía menos ante la cámara. La razón es sencilla: las personas debían permanecer quietas durante más tiempo ante el dispositivo, para evitar que la imagen saliese movida (la imagen de la izquierda ilustra perfectamente esto; en ella se ve cómo en los primeros retratos la gente posaba muy seria; luego, a medida que pasan los años, se va introduciendo una tímida sonrisa en las imágenes, que finalmente dan paso a las actuales, en las que predomina la sonrisa abierta).

“La etiqueta y los estándares de belleza marcaban que la boca quedara más cerrada. Por eso se estilaba decir prunes (ciruelas pasas) en vez de cheese (queso), que es lo que se dice ahora”, explican los investigadores sobre la postura de la boca cuando se pronuncian estas palabras en inglés.

 

La publicidad también tuvo algo que ver en el cambio que paulatinamente se produjo, sobre todo cuando la marca Kodak lanzó la idea de sonreír en la foto y guardar recuerdos felices.

 

Otro dato interesante que se desprende del estudio es que, a la vista de las numerosas instantáneas, las mujeres sonríen más que los hombres.

Continúa leyendo