Vídeo de la semana

¿Quién fue Sonia Rykiel?

Sonia Sykiel reinventó la moda. La llamaron "la reina del punto" porque le dio elegancia a ese tejido, le dio estilo, cuando antes era impensable...

Sonia Rykiel (25 de mayo de 1930 - 25 de agosto de 2016) decía que: "no se debe considerar al pantalón como una forma de que las mujeres sean iguales a los hombres, sino que permite conseguir la igualdad a mujeres que no tienen las piernas bonitas".

De premamá exigente a gran diseñadora

 

Rykiel reinventó la moda, incluso le puso otro nombre. Pero nunca negó que fue totalmente por casualidad. Nació en París en 1930 en una familia aburguesada, así que lo que pretendía después de casarse era ser ama de casa y tener una legión de críos. Para eso la habían educado.

 

Su relación con la moda se limitaba a haber sido escaparatista a los 17 años y, después, a casarse con el dueño de una tienda de ropa de mujer. Pero tenía sus propios gustos y, embarazada de su hija Nathalie (heredera de su firma) no encontraba ni un vestido que la satisficiera. O como ella dijo, porque nunca tuvo pelos en la lengua: “Todo era una abominación”.

 

Un jersey perfecto

 

Un día, un vendedor italiano se presentó en la boutique con una maleta llena de jerséis sin nada de especial y ella le encargó uno a su medida. Quería destacar entre la multitud. Fue la diseñadora y la modelo: buscaba un jersey de punto, pero refinado, de colores brillantes, corto, de largas mangas y ajustado. Estar embarazada no era razón para esconderse. A la séptima fue la vencida. Le trajeron un diseño que no tenía nada que ver con lo que había en el mercado; y eso mismo pensó la periodista de la revista Elle que estaba en la tienda en ese momento.

 

De un día para otro, ese jersey pasó de ser casi un juego a portada de revista, en un tiempo en el que solo la alta costura tenía ese privilegio. El éxito fue inmediato: por la tienda de su marido pasaron iconos como Catherine Deneuve, Brigitte Bardot o Audrey Hepburn, quien se llevó el mismo modelo en 14 colores.

 

Un símbolo de libertad femenina

 

Desde ese momento no paró de diseñar. Ni siquiera cuando el “jodido Parkinson”, como solía decir, empezó a atacarla a sus 66 años. Se convirtió en un símbolo de los 70 y supo adecuarse a las exigencias de la sociedad del momento porque, a su manera, llamaba a la liberación de la mujer. “Quería que las mujeres que se pusieran mi ropa se sintieran desnudas”, dijo.

 

La idea era hacer ropa que se ajustase lo más posible a sus cuerpos (y no sus cuerpos a la ropa) y les permitiese la mayor libertad de movimientos. Era lo que ella llamaba démodé, la moda sin patrón, rompiendo las normas. Una expresión de sí misma, porque según decía, “hice todo lo que quise. No escuché a nadie. Solo lo que yo quería y a mí misma. En ese tiempo o me querías o me odiabas”. No es de extrañar que admirase tanto a la Bette Davis de Eva al desnudo. Por suerte, en el mundo de la moda todo el mundo la amó e imitó.

 

Testaruda, escondió a todos su enfermedad durante 15 años. Luego, escribió: “No soy valiente. No soy fantástica. Soy como cualquier mujer”. A veces desdichada, a veces feliz, otras fuerte, a la fuerza. Pero siempre orgullosa. “Si pudiese, volvería y lo haría todo de nuevo”.

 Sus señas de identidad

 

1. El poor boy sweater, (jersey de chico pobre; en la foto de la izquierda), así se llamó el jersey de punto corto y con largas mangas que diseñó para sí misma.

 

2. Las rayas. Le encantaron siempre porque acompañaban al movimiento de la mujer.

 

3. Fue pionera en poner mensajes en sus prendas, muchas sobre la sociedad o la política del momento. En 2009 estampó la cara de Obama en su colección.

 

Continúa leyendo