Vídeo de la semana

Raquel Sánchez Silva: "Soy como se me ve en la tele, una disfrutona, me lo paso pipa"

La periodista, presentadora de televisión y escritora extremeña (Plasencia, 1973) tiene en su haber programas estrella como Supernanny, Pekín Express o Supervivientes.

La periodista, presentadora de televisión y escritora extremeña (Plasencia, 1973) tiene en su haber programas estrella como Supernanny, Pekín Express o Supervivientes.

Ahora la podemos ver en la segunda temporada de Likes, el magacín diario sobre redes sociales que se emite en Movistar +.

Hablamos con ella sobre sus inquietudes.

 

Con una sonrisa

Desde la mismísima alfombra roja de Hollywood o desde una isla caribeña de Honduras, Raquel Sánchez Silva siempre da lo mejor de sí misma con una sonrisa. Incluso ahora que ha aparcado las maletas y vive una fase más relajada, en el plató de Likes, no deja de mostrar su simpatía. No lo puede remediar.

 

¿Como están tus niños?

Ya sabes que de mi vida personal no hablo. Siempre lo defiendo precisamente desde la absoluta protección de mis bebés. Si algo he aprendido, y no sé si es bueno, es que la única manera que tengo de intentar evitar que me persigan y persigan a mis niños es no hablar de ellos.

 

Pero tu vida ha cambiado desde que eres mamá.

Sí, me estoy dando cuenta como profesional y como madre de ese término, conciliación familiar, que quizá cuando no eres mamá te lo dicen y te parece preocupante, pero ahora que lo vivo en primera persona veo que se puede convertir en un problema mayor del que pensaba. Y eso que soy una privilegiada porque tengo quien se quede con mis hijos hasta que yo regreso. Pero ahora mismo para una mujer, con la exigencia que tenemos en nuestros trabajos, es muy complicado sacar adelante una etapa tan intensa como los primeros años de tus hijos.

La maternidad fue una ilusión que se hizo realidad. Lo has contado en tu libro Tengo los óvulos contados. ¿Era lo que te esperabas?

Precisamente escribí el libro para que muchas mujeres que se iban a enfrentar a un proceso de reproducción asistida lo hicieran desde una menor frustración. Lo que ocurre es que socialmente estamos bastante engañadas por el cuento de alguien ya mayor que ha tenido hijos. Eso a ti te da esperanza, entonces esperas y, cuando llega el momento, ya es tarde y no salen las cosas como tú querías. Por esa misma razón decidí no contar con detalle el proceso al que yo me había sometido porque lo que a ti te ha funcionado no tiene por qué funcionarle a otra. Cuando una mujer está queriendo ser madre y no puede por lo que sea, de repente un día abre una revista y se encuentra a una mamá estupenda con su niño en los brazos diciendo: “Esto es lo mejor que me ha pasado en la vida”.

 

¿Y yú lo has vivido así en primera persona?

Si, yo he abierto esa revista y cuando lo he leído me ha dolido. Entonces nunca jamás haré ninguna declaración de ese tipo en que se hace apología de la maternidad porque es algo muy doloroso para las que no pueden ser mamás o se les está resistiendo. Yo no voy a hacer de mi maternidad un escaparate.

 

¿Crees que hay mucha presión social con la maternidad?

Esas frases terribles de ‘se te pasa el arroz’ o ‘sentirse completa’ creo que se las inventó un señor; no tienen nada que ver con las mujeres. Una mujer no lo es más por ser madre, lo tengo clarísimo.

 

El aniversario de Mediaset coincidió con tu embarazo. Todo el mundo vio la foto que te hiciste junto a la reina Letizia. ¿Cómo fue ese momento?

Era la segunda vez que coincidía con ella, Esta vez ya como reina y la verdad que en ambas ocasiones fue cariñosísima conmigo, muy divertida, muy inteligente. Desde el primer minuto que me vio me dijo: “Raquel, sabía que te habías quedado embarazada”. Le estuve contando que eran de reproducción asistida, que había escrito un libro y ella se mostró siempre muy interesada.

 

¿Como periodista que es, en algún momento hablaste con la reina de la profesión?

Ella es una mujer que cuando visita a los medios de comunicación se le nota una efervescencia especial porque al final está rodeada de compañeros. Era una magnífica periodista y una buenísima presentadora de televisión. Tenía un magnetismo muy especial y realmente ahí se le nota.

 

Estudiaste periodismo en la Universidad Pontificia de Salamanca. ¿Imaginaste que ibas a hacer tantas cosas en la tele y tan dispares?

No, imposible. Hace poco vino Iñaki Gabilondo a Likes de invitado. Yo escuchaba Hoy por hoy cuando iba a la Universidad, con esa atención de quien sueña con que algún día iría a ver el programa que hacía en la radio, ¡ir a ver el programa!, ni siquiera saludarle, compartir con él 5 segundos. Ahora, Iñaki es un gran amigo personal. El otro día le tenía a mi lado y le estaba entrevistando, sin querer recordaba lo que me dices. De estudiante me buscaba la vida que no te imaginas –trabajé todos los días de todos los veranos; no paraba–. En ese momento yo no tenía Canal +. Era una cría, pero me las arreglaba para ver los Oscar todos los años en casa de alguien. Y al final resulta que la vida me puso ahí, me llevó a Hollywood. Es todo lo que soñé.

 

Así que cuidado con lo que sueñas porque se puede convertir en realidad.

No, al revés. Sueña y, si se convierte en verdad, enfréntate. Hay que soñar.

 

¿Te consideras una lanzada, una aventurera?

Bastante. Siempre he sido extremadamente curiosa y eso me ha llevado a decir que sí a proyectos que eran muy arriesgados. También he tenido a gente muy lista a mi alrededor que me ha aconsejado muy bien.

 

Ahora estás en un periodismo más reposado con Likes.

En eso ha tenido que ver la maternidad. Estaba embarazada cuando le dije a Paolo Vasile que estaba dispuesta a irme a la isla con Supervivientes y él me dijo “¿Pero dónde vas?” , y nunca se lo agradeceré lo suficiente porque al final mi embarazo se complicó un poquito y estuve dos meses en reposo. Pero yo me veía allí, con mi barriga dando saltos en medio de una playa. Tan dentro de mí estaba el mundo del viaje y la maleta que te digo que lo echo de menos.

 

Has demostrado tu dominio frente a la cámara, ¿cómo es ese instante en el que se enciende el piloto?

A mí me dan el 3,2,1 y bruuumm, es como entrar en el agua. Yo soy buceadora. Todo se vuelve brillante. Y eso es una suerte. Soy como se me ve en la tele, me lo paso pipa, soy una disfrutona. Es como si cada vez que estoy haciendo tele lo celebrase y así lo siento. A ver, tengo días como todo el mundo, un día estoy cansada, no he dormido bien, el niño ha estado llorando toda la noche, pero cuando entro en directo estoy ahí.

 

Eres famosa por tus atrevidos estilismos. ¿Qué te da la moda?

Es verdad que arriesgo y siempre estoy ahí un poco en el límite de lo no convencional. Lo hago porque me gusta pero también porque es parte del show. Un día en Supervivientes estábamos mi estilista Susana Garcillán y yo decidiendo dónde me colocaba un penacho de plumas. Habíamos comprado un embellecedor de puerta en una ferretería de Atocha que yo me iba a colgar en la pierna como un puñal y le dije: ‘Venga, vamos, porque no van a saber qué es’. Si yo estoy en mi casa, digo: ‘¿Qué lleva esta en la pierna?’... Eso ya es un juego, es entretener, y si la gente pone la tele para saber si yo me he puesto una pluma más o menos pues una razón de más. Se trata de sumar y de crear ciertos ambientes y la moda crea ambiente por sí misma.

 

¿Qué nos encontraremos en la próxima temporada de Likes?

Este programa ya tiene un alma, una identidad y un ritmo. Pero a partir de septiembre vamos a abrirlo a más caras y secciones.

 

¿A quién le darías un ‘me gusta, un ‘like’?

A los colaboradores jóvenes que tengo en el programa y a toda la gente de ventitantos que está en ese momento de eclosión profesional. Frente a todos esos que piensan que la gente joven no hace nada, yo debo de vivir en otro planeta, porque veo todo lo contrario. Mi like para toda la gente que empieza y que demuestra cada día que lo mejor está por venir.

Continúa leyendo