Roma para enamorados

¿Viajas hasta la Ciudad Eterna este fin de semana? Te proponemos 8 planes en la capital italiana, una de las ciudades más románticas del mundo.

¿Viajas a Roma este fin de semana? Te proponemos 8 planes en la capital italiana, una de las ciudades más románticas del mundo, para que tú y tu pareja os sintáis en el paraíso.

 

1. Pedir un deseo en la Fontana de Trevi 

Esta joya del Barroco es de una belleza tan extraordinaria que cada año es el escenario de las fotos de boda de cientos de parejas romanas.

 

La fontana también es un icono cinematográfico desde que Fellini bañó en ella a Marcello Mastroianni y Anita Ekberg en La Dolce Vita.

 

Siempre está abarrotada, así que si buscas un momento más íntimo para admirarla junto a tu pareja ve por la noche. No olvidéis cumplir el ritual de echar una moneda al agua de espaldas a la fuente para aseguraros la vuelta a la ‘ciudad eterna’. Si tu pareja tira una segunda moneda, anda con ojo, porque según se dice eso hará que se enamore de un italiano o italiana.

 

Moneda a moneda, el Ayuntamiento de Roma recoge al año un millón de euros, que directamente entrega a Cáritas.

 

2. Hacer una pregunta 'comprometida' en la Bocca della Veritá 

Esta gran máscara de mármol (del siglo I) se encuentra en el pórtico de la iglesia de Santa Maria en Cosmedin. Desde que apareció en una secuencia de Vacaciones en Roma, con Gregory Peck y Audrey Hepburn, se hizo mundialmente famosa.

 

Dice la leyenda que aquel que la visite debe introducir su mano derecha en ella y decir una verdad a los presentes. Si es mentira, la boca se cerrará atrapando la mano del mentiroso. Muchos aprovechan este ‘detector de mentiras’ para poner en un aprieto a sus parejas.

 

¿Te atreverías a prometer amor eterno en la Bocca della Verità?

 

3. Admirar la Capilla Sixtina en pareja

Si buscas un lugar donde tu pareja y tú os podéis quedar absortos por la belleza de lo que ven vuestros ojos (y no vale mirarse el uno al otro), ese es la Capilla Sixtina.

 

Esta magna obra de Miguel Ángel, situada a la derecha de la Basílica de San Pedro, en el Vaticano, es perfecta para comenzar el día de San Valentín.

 

Por su acceso restringido, conviene sacar las entradas con antelación en mv.vatican.va/. La entrada general cuesta 16 €.

 

4. Pasear por Villa Borghese

Es el parque más famoso de Roma y uno de los más grandes (80 Ha). Es la mezcla perfecta entre naturaleza y arte, ya que alberga la Galería de Arte Moderno, el Museo Etrusco, el Museo Carlo Bilotti y el Museo y Galería Borghese, una de las pinacotecas más importantes de la ‘ciudad eterna’.

 

Villa Borghese es perfecto para disfrutar de un rato de tranquilidad entre árboles, fuentes barrocas y conjuntos escultóricos.

 

Pero si buscáis un poco más de acción, acercaos hasta el Jardín del Lago, con el Templo de Esculapio al frente, y animaos a dar una vuelta en barco; o sacad entradas para el Bioparque, el zoo de Roma, con más de 1.000 animales de 200 especies diferentes

 

En el parque está el restaurante Casina Valadier. Es caro, pero las vistas desde allí son tan hermosas que por una vez merece la pena. 

5. Explorar el Trastevere

Bohemio, tranquilo y con un gran encanto, este barrio romano de calles estrechas y empedradas y balcones floreados lo tiene todo para convertir la escapada en pareja en un viaje plagado de anécdotas.

 

¿Quieres ideas? Tomad un aperitivo o una copa de vino en el Baylon Cafe (Via Di San Francesco a Ripa, 151), un dulce en la Biscottificio Innocenti (Via della Luce, 21) –dicen que tiene los mejores bizcochos de Roma–, o comprad un regalo especial en Polvere di Tempo (Via del Moro, 59), una preciosa tienda de antigüedades.

 

6. Compartir un helado en la Plaza de España

Entre la Via dei Condotti, la Via Frattina y la Via del Babuino se sitúa la famosa plaza que debe su nombre a que aquí está ubicada la embajada española ante la Santa Sede nada menos que desde el siglo XVII.

 

Su zona más emblemática es la escalinata, que sube hasta la iglesia de Trinità dei Monti. En la parte de abajo está la fuente en forma de barco diseñada por el escultor Pietro Bernini.

 

En toda la plaza hay muchísimo ambiente: la gente (turistas y romanos) se suele sentar a diario en los escalones para descansar o tomar un refrigerio. Aprovechad para probar los helados de la pastelería Venchi (Via della Croce, 25/26). Su especialidad son los de chocolate.

 

7. Descubrir la Ciudad Eterna desde una vespa 

Es una opción romántica y divertida para acceder a esos rincones especiales de Roma en los que no cabe un coche.

 

Si uno de los dos tiene carné de conducir o práctica en montar en moto, podréis alquilar una vespa para ir a vuestro aire por unos 50 € al día (el precio incluye mapa, dos cascos y seguro).

 

Si preferís ir con guía, hay agencias como Roma rent bike que organiza itinerarios (cuestan 110 € y duran unas 4 horas) por lo más reconocible de la ciudad: Coliseo, Castillo de Sant’Angelo, Tíber, Plaza Navona, Campo dei Fiori, Fontana de Trevi, Circo Máximo, Foro Imperial, Panteón, etc.

 

8. Hacerse una foto en el Gianicolo al atardecer 

Para rematar esta escapada romántica, ¿qué tal subir hasta el Gianicolo, la octava colina de Roma?

 

Este lugar, al que se accede desde el Trastevere, es un rincón lleno de simbolismo patriótico. Aquí se gestó la batalla en la que Garibaldi ganó a los franceses en 1849. Para conmemorar el hecho se erigió una estatua ecuestre de bronce del héroe nacional.

 

Pero no es el único monumento de la colina; también están la iglesia de San Pietro in Montorio –donde, según la leyenda, fue crucificado san Pedro– o la Fontana dell’Acqua Paola, a la que llegaba el agua que bajaba del valle.

 

Sin embargo, lo mejor del Gianicolo es la panorámica del casco antiguo de Roma, que con la puesta de sol se baña en amarillos y naranjas. Inmortaliza ese momento con una foto antes de que desaparezca el último rayo de luz.

Nuestra selección de restaurantes románticos

ALLE FRATTE DI TRASTEVERE

Preciosa trattoria en Via delle Fratte di Trastevere, 49/50, a pocos pasos de la Basílica de Santa Maria in Trastevere. Cocina romana y napolitana (de allí es su dueño) elaborada con ingredientes de calidad. Risotto espectacular.

 

LA SCALINATA

Ubicado en Via Sant’Andrea delle Fratte, 32, junto a la escalinata de la Plaza de España. Decoración rústica y ambiente íntimo. Especializado en cocina romana. Destaca en las pizzas y los postres.

 

LA ROMÁNTICA

Está en Via Emanuele Filiberto, 52. Un sitio para cenar a la luz de las velas, con decoración romántica, música de fondo y una carta de cocina italiana típica a buen precio. Muy cerca del monumento a Vittorio Emanuele II.  

 

+ INFO

Turismo de Roma

También te puede interesar:

Continúa leyendo