"Room escape": la nueva tendencia

¿Te imaginas pasar una divertida tarde con tus amigos descifrando enigmas? Ahora es posible gracias al Room escape, la nueva tendencia que arrasa.

¿Te imaginas pasar una divertida tarde con tus amigos descifrando enigmas? Ahora es posible gracias al Room escape, la nueva tendencia que arrasa en las propuestas de ocio. Un grupo de amigos, una habitación y varios enigmas para resolver. ¡La aventura está asegurada!

El juego del Room Escape llegó a nuestro país hace tan solo cuatro años, y, hoy en día, está muy en boga entre los grupos de amigos que quieren pasar unas horas divertidas. La técnica de esta aventura emula a los juegos de pistas como el famoso Cluedo, pero esta vez, es de carne y hueso.

 

Se trata de pasar una tarde con un grupo de amigos solucionando enigmas. El tiempo es de una hora y todo sucede en una habitación. Una vez que entramos en el cuarto, al minuto uno se activa el reloj y empieza la partida. El truco está en lograr solucionar las pruebas para salir de la habitación antes que el tiempo termine. Lo que más importa es el ingenio y la lógica. Hay que solucionar rompecabezas, conseguir pistas y objetos para dar con el enigma final.

 

Todas las habitaciones están tematizadas y el grupo de amigos se convierte en los protagonistas indiscutibles del juego. Es una experiencia de tipo interactiva, similar a vivir un videojuego de forma real. Cada empresa suele ofrecer un amplio local donde cada habitación está especializada en una aventura determinada. Hay juegos de detectives, de terror, de ciencia ficción, la oferta es muy variada. En Barcelona ya hay más de doce locales destinados a esta nueva tendencia.

 

De Silicon Valley a Hungría

 

En la actualidad, son muchos los grupos de amigos que deciden probar esta nueva tendencia para pasar una experiencia inolvidable en grupo, pero, ¿de dónde vienen realmente las Room Escape? Todo comenzó en el año 2006 en Silicon Valley donde un grupo de informáticos decidió crear un juego donde se tenía que resolver un enigma en grupo, de manera conjunta. Todo tenía reminiscencias de Diez negritos u otras novelas de Agatha Christie. Más tarde, en Hungría, Attila Gyurkovics perfiló el juego y lo orientó a que el grupo en cuestión lograse la forma de salir de una habitación en un tiempo limitado, muy similar a la película Cube.

 

Este juego está muy relacionado con la Teoría del Flow, del psicólogo húngaro Muhály Csíkszentmihályi quien señalaba que si estás volcado en una actividad para tu propio disfrute, cuando hay un equilibro entre tus habilidades y los retos que te plantean, entras en un estado mental donde todo fluye. De esta forma, el tiempo parece pasar más rápido de lo normal y las ideas fluyen, libremente, en tu mente.

Continúa leyendo