Ruta gastronómica para disfrutar de Tenerife con los cinco sentidos

Tenerife sabe (y huele) a gofio, a conejo en salmorejo, a vino atlántico, a fruta tropical… Nos vamos de ruta gastronómica y turística por algunos lugares interesantes de la isla.

Turismo y gastronomía se dan la mano en esta deliciosa tierra que merece la pena conocer con los cinco sentidos. Es sorprendente que, a pesar de ser uno de los destinos de vacaciones más visitados, la gastronomía canaria sea prácticamente desconocida en el resto de la península. Si quitamos los plátanos y las papas arrugadas con mojo, a la mayoría nos resulta complicado identificar platos típicos de esta zona, aunque hayamos visitado alguna de sus islas.

Merece la pena salirse un poco de los lugares más turísticos para adentrarse en la cultura y la cocina locales, lo que te permite conocer un poco más cómo se vive y a qué sabe esta isla.

Si te gusta la gastronomía, hay algunos planes que no te puedes perder como conocer los vinos de la zona y sus variedades de uva, probar los platos más típicos de la cocina canaria, visitar un molino de gofio para descubrir cómo se elabora uno de los ingredientes favorito de los locales, probar los restaurantes marineros del sur de la isla y disfrutar de platos de pescado mirando al mar… ¡Hay un sinfín de cosas que hacer para disfrutar de Tenerife con los cinco sentidos! ¿Te vienes con nosotros?

Probar los platos de la cocina más tradicional

La cocina de Tenerife es una gran desconocida fuera de la isla. Es en la zona norte donde se encuentra la vida más local y la gastronomía más tradicional.

Hay que hacer una ruta por el maravilloso valle de La Orotava, conocer La Laguna… Y probar platos como el conejo en salmorejo, el cerdo negro, el queso de cabra típico de la isla, el gofio (bien amasado o bien en un plato típico llamado escaldón), hay que comer, por supuesto, unas papas arrugadas con mojo verde y rojo y de postre hay que tomarse una porción de quesillo, un dulce típico similar al flan aunque con textura más densa porque se elabora con leche condensada.

Cerdo Negro del restaurante Panzaburro (Santa Cruz de Tenerife).
Cerdo Negro del restaurante Panzaburro (Santa Cruz de Tenerife).

En el sur no puedes dejar de disfrutar de una comida en una terraza junto al mar a base de platos sencillos, pero llenos de sabor, con el pescado cocinado a la brasa o a la plancha como protagonista. El cherne, un pariente del mero, es un auténtico espectáculo.

Cherne a la brasa, en el restaurante Masía del Mar
Cherne a la brasa, en el restaurante Masía del Mar.

Visitar un molino de gofio

Molino de gofio en La Orotava
Molino de gofio en La Villa de La Orotava.

En Canarias están en activo más de 40 molinos de gofio, que producen anualmente más de 7.000 toneladas de este ingrediente al año. Se trata de un producto que está presente en prácticamente todos los hogares del archipiélago y que ha sido la base de su alimentación durante cientos de años.

Resulta muy interesante visitar uno de estos molinos y conocer de cerca cómo se elabora el gofio. Es curioso porque en las poblaciones donde están funcionando huele a polvorón o a galleta, un olor que proviene del tostado del cereal.

Básicamente, el gofio es una harina que se elabora a base de un cereal que se ha tostado previamente. Generalmente los más consumido son el de trigo o el de maíz (millo, como se denomina allí), pero hay de otros cereales y legumbres como espelta, lentejas, avena, arroz, garbanzos, cebada…

En la población de La Orotava se conservan once de los trece molinos que existían en el siglo XVI, de los que todavía quedan dos en funcionamiento. Uno es Molino de Chano (en la calle Dr. Domingo González García, 5) y el otro es La Máquina (en la calle colegio, 3). Es interesante pasar por allí y ver cómo se hace el gofio e incluso probar las barritas energéticas que preparan en este último establecimiento. También conocer los sistemas hidráulicos tradicionales (una especie de curiosos acueductos que hay en la población), que forman parte importante de la historia de la villa y de su identidad.

Probar los dulces de la pastelería más antigua de Tenerife

Confitería y café Taoro, “Casa Egón”.
Confitería y café Taoro, “Casa Egón”.

La confitería y café Taoro, “Casa Egón” (calle León 5, en la Villa de La Orotava), es la más antigua de la isla. Fue fundada en 1916 por el alemán Egon Wende y su mujer Luisa y a día de hoy la familia sigue regentando el negocio. Ahora es propiedad de cinco sobrinos nietos de Egon y Luisa, que no tuvieron descendencia. Los sabores de Alemania y Canarias se unen en esta pastelería que cuenta con fieles que peregrinan a diario a probar sus delicias.

Cuando cruzas la puerta de este local es como si el tiempo se hubiese detenido hace 100 años. Un lugar donde probar los dulces más tradicionales de la isla, los mismos que comenzó a preparar Egon cuando abrió las puertas de su primera pastelería.

Son famosos sus tambores de moka, una curiosa combinación de merengue crujiente con varias cremas, receta secreta de la familia. También lo son sus deliciosas milhojas o sus almendrados. Se pueden comprar para llevar o también tomar allí, acompañados de un buen chocolate casero, en la fantástica terraza del Jardín Victoria. Merece la pena conocer este establecimiento y probar sus dulces.

Conocer los vinos de la zona

Además de visitar diferentes bodegas en la isla, hay un muy buen sitio para empaparse y aprender qué se hace en Tenerife en materia vinícola: la Casa del Vino (calle San Simón, 49. El Sauzal).

Se trata de una casona antigua que conserva un antiguo lagar, con restaurante, zona de cata y museo. Es interesante hacer una visita al museo para conocer las diferentes variedades de uvas que se cultivan en la isla, aprender algo más de las cinco denominaciones de origen que hay en Tenerife y ver cómo se elabora el vino.

En la zona de cata se pueden probar muchos vinos por copas con una carta que varía cada semana. Es una buena opción para probar cosas de diferentes bodegas y hacerse una idea de cómo son los vinos de esta tierra.

Algunas zonas que merece la pena visitar...

Santa Cruz de Tenerife

Santa Cruz de Tenerife, la capital, es una ciudad muy agradable para disfrutar de un buen paseo por el centro. Por sus calles peatonales encontrarás una mezcla de edificios de arquitectura colonial española con otros modernos muy interesantes. Tienes que ver el auditorio de Calatrava, disfrutar de la paz del parque municipal de Sanabria y no te puedes perder su original reloj de flores.

Una gran opción para terminar la jornada es ir al barrio de la Noria, un antiguo barrio de pescadores totalmente renovado donde hay un montón de terrazas y bares muy animados, perfectos para disfrutar de lo mejor de la vida nocturna de la ciudad.

El valle de La Orotava
El valle de La Orotava.

La Orotava

Para conocer la vida local de la isla debes dirigirte al valle de La Orotava. La Villa de la Orotava es un lugar que merece una visita. Esta población está plagada de casonas y fincas aristocráticas de estilo colonial español, que conservan la esencia de lo que fue en su día esta ciudad. Una localidad que, eso sí, requiere un buen calzado para recorrerla porque está plagadita de cuestas pero tiene premio porque desde algunos de sus miradores conseguirás unas impresionantes imágenes del valle regado de viñedos plantados en terrazas.

La Laguna

Por su parte, en La Laguna encontrarás una ciudad con mucho ambiente universitario. Las calles peatonales del centro están muy animadas, plagadas de restaurantes y bares con terrazas y tiendas, que se mezclan con casonas, iglesias y edificios históricos de la que fue la primera capital de la isla. Un gran lugar para perderse.

Garchico.
Atardecer en Garachico.

Garachico

Garachico es el claro ejemplo de ciudad que resurgió de sus cenizas o más bien de la erupción del volcán Trevejo, que lo devastó casi por completo en el año 1706. Hoy en día es un pueblo adoquinado muy agradable para pasear y en el que observar sus principales construcciones históricas. El paseo por su puerto junto al mar es otro de los planes que no puedes dejar de hacer y si es al atarcecer, mejor que mejor.

Si vienes del sur, tienes un tramo de carreteras con curvas que te dejan unas vistas de infarto. ¡Merece la pena pararse a contemplar el horizonte! Y tras la visita a Garachico, hay que parar en la cercana población de Icod de los vinos para ver su famoso drago milenario.

Belenes, alumbrados navideños y mercadillos gastronómicos

Luces navideñas en Tenerife
Luces navideñas en Tenerife.

Si viajas a Tenerife en Navidad, disfrutarás de una curiosa estampa: ciudades con unas decoraciones muy bonitas, multitud de belenes y mercadillos navideños llenos de dulces tradicionales, ¡a una agradable temperatura de 20ºC!

Santa Cruz y La Laguna tienen una iluminación navideña que merece un paseo al anochecer y tanto en La Villa de la Orotava como en La Laguna encontrarás un montón de belenes que visitar, los hay de temática hebrea, canaria, algunos más alternativos y hasta alguno a tamaño real (en La Villa de la Orotava).

Belenes en Tenerife
Belenes en Tenerife

Así que hazte con unas truchas, dulce típico navideño que es como una empanadilla dulce rellena de cabello de ángel o batata y frutos secos, y disfruta de esta bonita estampa mientras tomas uno de los postres navideños más tradicionales de Tenerife. ¡Un plan totalmente irresistible!

Verónica Bravo Piqueras

Verónica Bravo

Soy periodista y una apasionada de la gastronomía, la cocina y la nutrición. Me confieso adicta al café y a la comida de verdad acompañada de un buen vino. Adoro viajar y las comidas familiares. Coach nutricional en proyecto y amante de la buena vida. Escribo, cocino, como y disfruto a partes iguales.

Continúa leyendo