Semana Santa en la provincia de Salamanca

Pasiones vivientes, naturaleza y gastronomía son algunas de las propuestas salmantinas para la Semana Santa.

Pasiones vivientes

La geografía salmantina acoge durante la Pascua tradicionales procesiones, a las que se suman otros ritos denominados “Pasiones Vivientes”, recreaciones populares llenas de sentimiento y emoción. Entre ellas se encuentra el Auto de Pasión, una representación medieval que tiene lugar el Sábado de Dolores o el Domingo de Ramos en la localidad de Béjar y que se realiza utilizando textos de Gómez Manrique (s. SV) y Lucas Fernández (s. XVI).


Un día más tarde, las plazas de Ciudad Rodrigo y la catedral se convierten en el escenario de los Diálogos de la Pasión y Muerte. Y durante el Jueves Santo, en el atrio de la iglesia de la localidad de La Alberca, se celebra una vibrante recreación de las escenas del Misterio.


El Viernes Santo los vecinos del pueblo de Serradilla del Arroyo protagonizan una representación viviente de la Pasión, durante más de tres horas de duración, que finaliza con una sobrecogedora recreación de la crucifixión. Durante la misma jornada, un singular Vía Crucis discurre por las empinadas calles del municipio de Candelario.

De las torrijas al hornazo

La gastronomía tiene un papel relevante también durante la Semana Santa de la provincia de Salamanca donde se pueden degustar platos tan característicos como el Potaje de Cuaresma, el Bacalao con patatas o las Sopas de Ajo. No pueden faltar entre los dulces las torrijas, las yemas de Santa Teresa, los pestiños, amarguillos, obleas, rosquillas y otras delicias gastronómicas. Los Limones Serranos también son típicos de estas fechas.

Mención aparte merecen los dulces conventuales. En la provincia hay un amplio abanico de conventos donde se pueden adquirir.

El Lunes de la Octava de Pascua, tras la Semana Santa, se celebra el popular “Lunes de Aguas”, un día de campo que reúne a amigos y familiares para degustar una de las propuestas gastronómicas más exclusivas del territorio: el hornazo de Salamanca.

Una parada en la Ruta de la Plata

La provincia de Salamanca guarda una sorprendente diversidad paisajística y medioambiental en sus 12.350 km2 de superficie y cuenta con 362 municipios, incluyendo Salamanca, la capital. Está formada por seis comarcas turísticas con rasgos propios que componen el mapa turístico salmantino, cada una con su paisaje, historia, patrimonio y tradiciones populares: Campo Charro; Ciudad Rodrigo y la Frontera; Las Arribes; Tierra del Tormes, Sierra de Béjar y Candelario; y Sierra de Francia.

Además, entre sus atractivos se encuentran rutas que atraviesan la provincia: legado romano y buena mesa en la Ruta de la Plata, historias y afanes en la de los Conjuntos Históricos, pugnas y disputas en las Fortificaciones de Frontera, o ladrillo, madera y yeso en la Ruta del Mudéjar.

Son también destacadas las tradiciones, la gastronomía y los eventos y fiestas que se celebran en la provincia de Salamanca, así como la Ruta del Vino de la Sierra de Francia o del Toro Bravo, el turismo ornitológico, fluvial y religioso, y multitud de espacios naturales donde practicar senderismo, ski, caza, pesca, BTT, o recorridos en moto.

Continúa leyendo