15 desastres culinarios que te quitan las ganas de meterte en la cocina

Hacemos un repaso por los mayores desastres culinarios de la red, esos errores épicos que te sacarán una sonrisa. Y, sobre todo, te recordarán que no es algo que solo te pasa a ti.

Ves una foto preciosa en Instagram o Pinterest de un postre monísimo y ya te visualizas triunfando este fin de semana en la comida familiar con él. Vas a causar sensación y esa cuñada cansina que considera que ella lo hace todo mejor que nadie, se va a quedar, literalmente, con la boca abierta…

¿Resultado? Una catástrofe digna de entrar en la galería de los horrores de los mayores desastres culinarios jamás contados. Y lo peor es que te vienes arriba y subes tu ‘obra’ a redes sociales. ¿Buscas vengarte del autor? ¿O demostrar que eres una monsterchef en toda regla?

Si eres de esas personas a las que preparar un plato de pasta le parece un trabajo de precisión, quizás no es muy buena idea atreverse con unas tortitas con la cara de Mickey Mouse o a convertir unas fresas con nata en un adorable Papá Noel.

Como todo en esta vida, si quieres aprender a cocinar, lo mejor es hacerlo poco a poco e ir de menos a más. Empezar por cosas sencillas para, a medida que vas cogiendo técnica, atreverte con presentaciones y preparaciones más complicadas.

La realidad vs. redes sociales

Otra cosa que es cierta es que hoy en día las recetas cuquis triunfan en redes sociales. No nos cansamos de ver mesas preciosísimas, llenas de atrezzo con fotos totalmente espectaculares. La comida, entra por los ojos, pero de ahí a determinadas cosas va un paso. La cocina (y la vida, en general), nada tiene que ver con las cosas que vemos a diario en redes como Pinterest o Instagram.

Si un sábado por la mañana te atreves a intentar imitar uno de esos monísimos desayunos en la cama de tu influencer gastro favorito, solo puede ocurrir que acabes con una foto horrorosa y tus sábanas y mantas llenas de café o de mermelada. ¿Alguien en su sano juicio se llevaría una sartén a la cama? Pues en estas redes sociales es lo más habitual de un desayuno normal.

Y, por supuesto, olvídate de desayunar caliente y a una hora razonable, porque tardarás dos horas en hacer un intento de foto bonita para presumir entre tus fans. ¿Quién dijo que tener una legión de seguidores en redes sociales era cosa fácil?

En esta galería recopilamos algunos de los desastre más sonados y que te harán ver que no estás sola, que hay muchas personas que igual que tú trataron de emular esas creaciones perfectas y acabaron con un desastre absoluto. A ver si al final esa vida y comida perfectas de algunos influencers, no son tan reales como parecen...

Continúa viendo nuestras galerías