Ocio

Las 14 mejores tabernas de Madrid

¿A quién no le apetece cada cierto tiempo volver a los orígenes y disfrutar de una buena comida tradicional? Hablamos de los platos castizos, de los de siempre, de los de verdad, y de los elaborados con las mejores materias primas, como el auténtico cocido madrileño, los callos o la tortilla de patatas casera. Pero también podemos incluir aquí algunas de las tapas más famosas y tradicionales de la gastronomía española, como las croquetas de jamón, el bacalao, los montaditos de jamón serrano, el pulpo o las tostas con tomate y otros muchos ingredientes.

Esta comida tradicional siempre ha sido una parte importante de la gastronomía española, y desde hace años –o incluso siglos- existen numerosas tabernas y mesones especializados en ella. Son, en definitiva, locales repletos de historia que durante años han mantenido su filosofía intacta y sus recetas caseras, y que siguen demostrando que en pleno siglo XXI, lo clásico también tiene cabida. Y además, mucho encanto.

Y si hablamos de tabernas, restaurantes castizos y bares con historia, Madrid es el paraíso de este tipo de lugares, con multitud de locales centenarios donde se pueden degustar tapas, tostas y otros platos de la comida típica de la capital junto con una buena copa de vino, un barril de cerveza o incluso un vasito de vermut, como manda la tradición.

Por ello, hemos hecho un recorrido por los mejores lugares de la ciudad para tomar el aperitivo a media mañana, ir de tapas por la tarde o cenar junto a amigos por la noche. La famosa Casa Lucio, con sus populares huevos rotos o estrellados, Casa Labra, con sus tajadas de bacalao y su más de un siglo de historia, La Taberna Dolores, con sus famosos canapés y su más de cien años de antigüedad, La Taberna La Bola, especializada en el clásico cocido madrileño, el mítico restaurante Lhardy, uno de los primeros que abrió en la capital…

Si estás en Madrid y quieres disfrutar de platos tradicionales en entornos clásicos y muy acogedores, no te pierdas las mejores tabernas –restaurantes de la capital. Vayas donde vayas, ¡querrás volver!