Ocio

Viena para 'foodies'

El Wiener Schnitzel (en alemán, filete al estilo de Viena) o escalope vienés, es uno de los más famosos platos de la cocina austriaca. Un manjar a simple vista sencillo pero que muy pocos saben cocinarlo bien. Además de la calidad de la materia prima, la dificultad de este plato radica en conseguir un empanado y una fritura perfectas fuera de grasa. En la antigua capital del Imperio Austro-Húngaro, son especialistas en convertir este sencillo filete en una auténtica exquisitez acompañada de ensaladas que nunca antes habías probado. Descubre dónde lo preparan mejor.

Pero aparte de este escalope mundialmente conocido, Austria puede presumir en estos últimos años de contar con algunos de los chefs más prestigiosos a nivel mundial. Heinz Reitbauer y Emanuel Weyringer son algunos de ellos. Sus creaciones, fusión de distintos tipos de cocinas, harán despertar todos tus sentidos si visitas sus restaurantes. El auge que ha experiementado la alta cocina austriaca en los últimos años, ha hecho que se celebra cada mes de septiembre una feria gastronómica, Gault&Millau, que da cita a los mejores concineros del país durante todo un fin de semana. El evento está abierto al público y se pueden degustar platos de sus mejores chefs.

¿Y sabías que Viena cuenta con el único viñedo dentro de una gran ciudad europea? A escasos kilómetros del centro, a pie de las montañas, puedes degustar el agradable sabor de su vino blanco mientras disfrutas de las fantásticas vistas a sus viñedos con Viena de fondo. Un lugar muy concurrido por los propios ciudadanos en donde disfrutar también de la típica cocina austriaca y de su música. 

Tiendas de productos gourmet, de quesos de producción propia, de panes ecológicos horneados sin prisas... Las callejuelas de esta ciudad no dejarán de sorprenderte con sus rincones gastro. La ciudad centroeuropea se ha sumado, como muchas otras, a la fiebre bio y de alimentación saludable y no te será difícil encontrar establecimientos donde comer sano.

Deja que Viena te enamore con la vista... y con el estómago.

También te puede interesar: 5 razones para descubrir Viena