Revista Mía

¿Somos los culpables de que no les gusten las matemáticas?

Uno de cada tres españoles reconoce que durante su etapa como estudiante “se le daban mal” las matemáticas y que la ayuda que puede ofrecer a sus hijos es mínima.

¿Quién no ha tenido durante su etapa escolar una relación de amor-odio con las matemáticas? Una situación que se sigue repitiendo hoy en día en muchas aulas. Niños que no dominan los números, que no saben resolver una ecuación o una raíz cuadrada... En definitiva, situaciones que terminan frustrando al niño y provocándole el rechazo a esta materia, lo que en demasiadas ocasiones acaba en fracaso escolar.
A este escenario se le suma la preocupación de los padres por solventar los problemas con las matemáticas. Aunque seis de cada diez ayudan a sus hijos a hacer los deberes, en muchos casos no sirve para nada, ya que la mitad de los padres españoles las consideran difíciles y acaban por vigilar que los hagan  o, en algunos casos, contratan a un profesor particular como apoyo. Sin embargo, ¿sabemos cuáles son los verdaderos aspectos que influyen en el aprendizaje de las matemáticas? El I Barómetro “El Aprendizaje de las Matemáticas en España” de Smartick, sistema educativo de matemáricas por internet , para el que se han realizado más de  1.200 encuestas a padres de hijos entre 6 y 14 años por toda la geografía nacional, analiza a fondo estos temas en los que padres e hijos están implicados.
La principal conclusión del informe es que los padres tienen mucho que ver en el rechazo a las matemáticas que tienen sus hijos. Así, uno de cada tres padres reconoce que en su etapa como estudiante tuvo una mala relación con esta asignatura y la ayuda que puede ofrecer a sus hijos es mínima, ya que conserva el sentimiento de rechazo a la materia. Pese a esto y aunque la consideran una asignatura difícil, la mitad de los padres españoles se han sentido atraídos por las matemáticas, y muchos de ellos confirman que las matemáticas son un potente motor de movilidad social y han alcanzado un mayor nivel de estudios, gozan de clase social más alta, ostentan puestos directivos y disfrutan de ocupaciones donde esta materia tiene un peso destacado.

No es de extrañar, por tanto, que el 61% de los padres y madres considere que las matemáticas son una asignatura importante para el futuro de sus hijos y que no sea suficiente con aprender lo que se enseña en el colegio, sino hay que hacer refuerzo en las horas extra escolares. De hecho, según los datos de la EPA, los profesionales con formación en matemáticas y estadística registraron en 2015 la menor tasa de paro en España (8,2 %).

Respaldo de los profesores

El barómetro llevado a cabo por Smartick confirma que las  familias españolas confían en los profesores de matemáticas: un 78% de los padres opina que la preparación y el nivel de los profesionales que enseñan matemáticas a sus hijos es la adecuada. Además, más de la mitad de los padres (55%) piensa que cualquier niño puede amar las matemáticas si un buen profesor le ayuda a entenderlas, siendo los madrileños los que más creen esta afirmación.

La divulgación de los resultados de TIMSS 2015 esta semana ha venido a confirmar los resultados del test sobre conocimiento de las matemáticas que realizó Smartick el año pasado. Según ha comprobado la startup, existe una correlación entre las regiones de origen de los que hicieron mejor el test -en adultos- y los resultados obtenidos por los niños en TIMSS, con Madrid y Castilla y León a la cabeza en los dos casos.

En los últimos tiempos hay un debate abierto sobre el exceso de deberes fuera del horario escolar. Tres de cada cinco padres están de acuerdo en que los deberes son útiles y estimulan el aprendizaje de los alumnos, lo que contradice la percepción de CEAPA. En este sentido, cabe decir que cada vez son más los colegios que se apuntan a la innovación con la utilización de las nuevas tecnologías; por eso casi un 80% de los encuestados considera que los métodos de enseñanza han avanzando en los últimos 50 años.

Informe PISA: ese gran desconocido

El estudio también ha servido para constatar el desconocimiento de los padres españoles del estudio educativo internacional PISA (Programa Internacional para la Evaluación de Estudiantes), que se realiza cada tres años y el próximo 6 de diciembre presenta nuevo informe. Un 54 % de las familias con hijos no tiene ni idea de lo que son las pruebas PISA y los que las conocen suelen ser mayores de 45 años de clase media y alta. Cataluña y Canarias son las dos comunidades autónomas donde más conocimiento existe.

Por si eso no fuera lo suficientemente representativo, el 68 % de los padres que tiene alguna idea o sabe lo que es el informe PISA, cree que España ocupa uno de los últimos lugares.
tracking