Revista Mía
615eb5e25cafe8442c1545be

¿Qué diferencia hay entre el tomate y el tomate cherry?

Los cherry son especialmente ricos en antioxidantes, en comparación con otros tipos de tomate. Te contamos todo lo que tienes que saber sobre este pequeño alimento.

Autor: Inés de la Fuente
El tomate es uno de los alimentos que nunca puede faltar en tu cocina, no solo por su delicioso sabor sino también por su alto contenido en vitamina C y sus propiedades diuréticas. Si alguna vez te habías preguntado cuál es la diferencia entre la variedad de cherry y los tomates comunes, en este artículo despejamos todas tus dudas y te contamos cuáles son los beneficios de este pequeño alimento.
Los tomates cherry son originarios de América del Sur, desde donde se han difundido a todas las partes del mundo. Se trata de una variedad de tomate de fruto pequeño y redondeado o alargado. En cuanto a sus colores, los encontramos rojos, amarillos, verdes e incluso negros, en función de su variedad. Dentro de esta variedad de cherry existen muchos otros tipos: tomate cherry pera, tomate cherry redondo, tomate black cherry... Esta pequeña fruta se presenta en multitud de variedades distintas, todas con un sabor y color increíbles. En cuanto a sus propiedades, no difieren mucho de las del tomate común. Es decir, son una bomba de vitaminas, minerales y antioxidantes.

La principal diferencia del tomate con el tomate cherry

Ahora bien, hay una cosa que sí diferencia al tomate cherry del tomate común, además de su tamaño. Nos referimos a su contenido en antioxidantes (carotenoides, flavonoides y compuestos fenólicos) y es que en el tomate cherry estos están mucho más concentrados. Uno de estos compuestos antioxidantes presentes en los tomates cherry son los carotenoides, un tipo de antioxidante presente en frutas y verduras rojas, naranjas y amarillas.
Uno de estos carotenoides es el licopeno, responsable del pigmento rojo del tomate que además, le confiere propiedades beneficiosas para el corazón. Además, el licopeno mejora la capacidad de la piel para protegerse de los rayos ultravioleta causantes del envejecimiento prematuro de la piel. También es responsable de la protección frente al estrés oxidativo que sufren las células, que a su vez puede causar diabetes, ciertos tipos de cáncer, problemas renales y del corazón.
El betacaroteno también está presente en los tomates cherry. Este compuesto antioxidante es transformado por el cuerpo en vitamina A, que ayuda a combatir las enfermedades cardiovasculares. Por otro lado, se encuentra la luteína, que actúa como antiinflamatorio, protegiendo la vista y el cerebro.
Los tomates cherry también son muy ricos en fibra (sobre todo si no retiras la piel), por lo que son muy buenos para cuidar el sistema digestivo. Si estás tratando de perder peso, son el alimento perfecto pues tienen muy pocas calorías y son ricos en agua. También son ricos en calcio, manganeso, fósforo y potasio. ¡Todo beneficios!
¿Cómo sacarle todo el partido a este pequeño alimento? La forma más sencilla de consumirlos es en crudo, como ingrediente de todo tipo de ensaladas, o bien asados al horno en asados y tartas. Pruébalos en recetas como macarrones con sardinas y tomates cherry, fettuccine con gambas y tomates cherry o conejo al estilo campero con especias, ajo y tomates cherry.
tracking