Revista Mía
6172697c5cafe87287a33b66

Polenta: qué es y cómo cocinarla

Este plato tradicional del norte de Italia se elabora con sémola y es muy versátil en la cocina, pues se puede utilizar como guarnición, para crear bases o preparar postres.

Autor: Inés de la Fuente
La gastronomía italiana es mucho más que pasta o pizza. Uno de los platos típicos de la cocina del norte de Italia es la polenta, una preparación a base de sémola de maíz, que se cuece en agua o algún tipo de caldo. Durante muchos años fue la base de la alimentación de los campesinos italianos y población humilde de las regiones norteñas. Se trata de un plato muy versátil que puede darnos mucho juego en la cocina.
En sus orígenes, la polenta era una versión de las gachas que durante años fue el sustento de la población más humilde. Para preparar esta papilla se utilizaba trigo, arroz, cebada o escanda, hasta que el maíz llegó a Europa y se impuso como uno de los cultivos más rentables. La polenta que se prepara hoy en día se elabora con sémola, que no es más que el maíz al que se ha retirado el pericarpio (la capa más externa del grano). Una vez que se ha molido, el resultado es un grano mucho más grueso que la harina como tal.
Aunque se puede hacer polenta con estas harinas gruesas, los expertos aseguran que solo conseguiremos un plato verdaderamente italiano si utilizamos sémola de maíz italiano, cultivado específicamente para preparar polenta. Tampoco se debería utilizar maizena, harina de maíz panificable o masa para tacos, por ejemplo. En Italia se utilizan, además de sémola de maíz, sémola de castaña o alforfón (sémola de trigo sarraceno).
En cuanto a sus propiedades, la polenta es un plato bastante energético. Proporciona un gran aporte nutritivo por sus altas cantidades de fibra, fósforo, magnesio y antioxidantes.

Cómo hacer polenta

La receta de la polenta no puede ser más sencilla, y es que se trata simplemente de cocer la sémola en agua con un poco de sal. El tiempo de cocción dependerá de la variedad de maíz. Por ejemplo, si usamos polenta precocida, solo necesitaremos cinco minutos y ya la tendremos lista. Si no, el tiempo de cocción puede variar entre media hora o una hora, en función de cómo haya sido tratado ese maíz.

Usos de la polenta en la cocina

La polenta es un plato bastante soso por sí mismo. Lo bueno es que también es bastante polivalente por lo que la podemos incluir en un montón de recetas. Una de las maneras más deliciosas de disfrutar de la polenta es frita, un plato que en Italia se conoce como 'polenta fritta'.También puede utilizarse como alternativa saludable a las patatas fritas si la extendemos y dejamos enfriar para posteriormente cortarla y darle la forma.
Otra de las formas de sacarle partido a esta comida tradicional italiana es utilizándola como base de pizza o tartas saladas, como acompañamiento de comidas, como espesante de todo tipo de recetas o para postres (por ejemplo, tortitas o bizcochos). Los típicos guisos y estofados contundentes que tomamos en otoño también se benefician mucho del sabor de la polenta, que puede usarse como guarnición de estos.
tracking