Revista Mía

Cómo cocer marisco y que quede perfecto

Te contamos todo lo que tienes que saber para que el marisco siempre te quede delicioso.

El marisco es uno de los productos más cotizados y valorados de nuestra gastronomía. A la hora de degustar este manjar, no solo es importante saber escoger los ejemplares de mayor calidad, sino también saber cocinarlo correctamente para sacarle todo el partido. Y es que no hay nada peor que un marisco de mala calidad o mal cocido. Si quieres que siempre te quede perfecto, no te pierdas esta guía con todo lo que necesitas saber.
Este delicioso alimento nunca falta en nuestra mesa en Navidad. Aunque solemos comprarlo con antelación para después congelarlo, lo ideal es consumirlo fresco. Si este último es tu caso, ten en cuenta que ha de comprarse vivo. Asegúrate de que se mueve y que reacciona cuando lo tocas, y no compres ningún ejemplar cuya concha esté rota. En caso de que lo hayas  comprado con antelación para después congelarlo, ten en cuenta estos consejos para descongelarlo y que no pierda calidad en el proceso.
Una vez que lo tenemos listo, entonces procederemos a cocerlo. Este proceso no es simplemente echarlo en agua y ya, sino que hay que tener en cuenta unos aspectos básicos si no queremos echarlo a perder.

¿Cómo cocer bien el marisco?

  • Una de las claves para que el marisco quede delicioso es cocerlo en agua de mar, pues posee la salinidad perfecta. Si no dispones de ella, asegúrate de que se asemeja lo suficiente a esta. ¿Cómo? Muy sencillo: añadiendo 40g de sal por cada litro de agua.
  • El marisco se echa vivo en el agua fría para que no se despiece. Si el marisco ya está muerto, entonces podemos echarlo cuando el agua está hirviendo.
  • El agua siempre debe cubrir completamente el marisco, que se irá cociendo a medida que se va calentando el agua. La cantidad de agua que debemos usar para cocer  crustáceos como la centolla, el buey, la nécora y demás tiene que ser abundante, aproximadamente dos veces el volumen total del marisco.
  • Si quieres, añade un poco de laurel al agua para aportar aroma. Este paso es opcional, pues hay quien cree que es mejor no añadir nada. ¡Tú decides!
  • Una vez cocido, sumérgelo en agua con hielo para cortar la cocción. De este modo también ayudaremos a que la piel se desprenda más fácilmente a la hora de pelar el marisco.

Los tiempos de cocción según la pieza

Ya esté vivo o muerto, los tiempos de cocción se contabilizan a partir del momento en el que el agua con el marisco dentro empieza a hervir. Cada marisco tiene un tiempo de cocción perfecto que te detallamos a continuación.
  • Buey de mar y centolla: los más pequeños (entre 500 y 800 gramos) están listos en 15 minutos. Si pesan entre 850 y 1.200 gramos tardan aproximadamente 16 minutos. Los más grandes, de 1.250 gramos o más, necesitan 18 minutos.
  • Bogavante y langosta: si pesan entre 400 a 600 gramos, necesitamos 16 minutos para que estén listos. En el caso de que pesen entre 700 y 1.400 gramos, debemos dejarlos cocer durante 18 minutos. Las piezas más grandes que pesan entre 1,5 y 2 kilos deberán cocerse durante 20 minutos.
  • Nécoras: 7 minutos.
  • Cigalas: 3 minutos.
  • Percebes: 1 minuto.
  • Gambas: 1,5 minutos.
  • Langostinos: 2 minutos.
tracking