Revista Mía

La manera más saludable y sabrosa de cocinar tus huevos fritos

¿Huevos fritos con una sola cucharada de aceite? Sí, es posible. Sigue nuestros consejos y fríe un huevo de la forma más saludable sin renunciar al sabor.

Si le preguntas a tu madre o a tu abuela cómo freír un huevo, seguro que lo primero que te dice es que necesitas aceite de oliva, y no en pequeñas cantidades precisamente. Y es que el término “freír” quiere decir que el alimento debe quedar sumergido en aceite bien caliente para que quede bien cocinado. Lo que sí es cierto, es que al cocinar de esta forma el alimento absorberá gran cantidad de grasa, nada beneficiosa si estamos en un programa de pérdida de peso, o queremos controlar esas calorías de más. Descubre cómo sacarle más partido a este ingrediente tan versátil con las mejores recetas con huevo.
¿Pero podemos cocinar un huevo frito sin sumar tantas calorías ni utilizar tanto aceite? La respuesta es que sí, y lo mejor de todo es que el huevo te quedará buenísimo y con el mismo sabor que si lo hubieses hecho utilizando más aceite. ¿Cómo se hace? Muy sencillo, lo primero que debes tener en cuenta son los utensilios para cocinarlo. Es primordial una buena sartén antiadherente y una espumadera, y si quieres que la yema se cocine, necesitarás una tapadera para que se cueza con el mismo vapor.
Te quedarán tan buenos que podrás comerlos en tostadas como parte de un desayuno saludable, acompañarlos con una buena guarnición de verduras para el almuerzo, o combinarlos con ingredientes como el aguacate o una ensalada de canónigos y tomate cereza para la cena.
Si no tienes claro si los huevos que tienes en la nevera están en buen estado, te facilitamos estos trucos para saber si un huevo es fresco ¿Sabes cómo almacenar los huevos correctamente? Esto es lo que deberías saber.

Cómo cocinar tus huevos fritos con una cucharada de aceite

  1. Calienta una cucharada de aceite en una sartén antiadherente puesta a máxima potencia.
  2. Casca el huevo sobre la sartén, sazónalo al gusto y tapa la sartén.
  3. Deja que se cocine hasta que la yema alcance el punto de cocción que sea de tu gusto.
  4. Retira la sartén del fuego, quita la tapadera, y retira el huevo de la sartén con ayuda de una espumadera.
  5. Si tienes que freír varios huevos y quieres conservarlos calientes, puedes colocarlos en una fuente y cubrirlos con papel de aluminio mientras vas friendo el resto. Así se mantendrán calientes hasta el momento de servirlo.
tracking