Revista Mía
623495f05cafe81d9eb9b085

Los 6 errores que no debes cometer al cocinar arroz

¿Quieres que el arroz te quede en su punto justo de cocción y que además esté sabroso? Estos son los errores que debes evitar para conseguirlo.

El arroz es una magnífica guarnición para acompañar tus platos de verduras, carnes y pescados, o para comer como plato único en forma de ensalada, paella, risotto o arroz caldoso, inclusive nos encanta prepararlo dulce en recetas tan irresistibles como el arroz con leche.
Sea cual sea la receta que vayas a preparar debes lavar el arroz con abundante agua antes de cocinarlo. Así eliminarás parte del almidón y evitarás que el arroz se quede apelmazado tras haberlo cocinado. Lo ideal es lavarlo al menos 3 veces antes de cocinarlo y asegurarte de que el agua quede prácticamente transparente. En caso de que vayas a cocinar el arroz como guarnición, añade una cucharada sopera de sal, una hoja de laurel, y un chorrito de aceite de oliva al agua de la cocción. Te quedará un arroz mucho más sabroso.
Si quieres que el grano (ya sea largo o redondo) te quede perfecto, presta atención y no cometas ninguno de estos errores al cocinarlo:

1. Utilizar menaje de cocina en malas condiciones

Si cueces el arroz en una olla vieja, lo más probable es que se quede todo pegado en el fondo y el resultado no sea nada apetecible. Lo mejor es que utilices un recipiente que no se pegue y que además sea del tamaño adecuado para la cantidad de arroz que vayas a cocinar. Así te asegurarás de que el resultado sea el esperado.

2. No sazonar el agua previamente

Si te olvidas de añadir la sal al principio de la cocción, el arroz te quedará sin sabor. No intentes rectificarlo cuando ya lo tengas cocido porque el grano no absorberá igual de bien la sal. Si se te ha olvidado añadir sal al agua de cocción, lo mejor será que sirvas el arroz acompañado de alguna salsa, como por ejemplo, una salsa de tomate casera bien condimentada, de manera que complemente al arroz en cuanto a sabor.

3. Olvidar añadirle el aceite de oliva

Este sencillo truco marcará la diferencia del arroz, y si lo olvidas, el resultado puede ser desastroso porque se pegará al fondo de la olla casi seguro. Añade la medida indicada: 1 cucharada sopera de aceite de oliva por cada taza de arroz. El mejor momento para añadirlo es justo cuando el agua comience a hervir, antes de que agregues el arroz.

4. Descuidar la proporción de agua requerida

Agrega al arroz únicamente el agua que necesita para cocerse, la regla es muy simple y siempre la misma: 2 tazas de agua por cada una de arroz. Es decir, si vas a cocinar 3 tazas de arroz, serán 6 de agua y así proporcionalmente. Ocurre lo mismo en caso de que en vez de cocer el arroz con agua, utilices caldo de pollo, de verduras o de pescado. Así como en el caso de la leche en el arroz con leche, la proporción sigue siendo la misma.

5. Utilizar un arroz de mala calidad

Según la calidad del arroz que emplees, el resultado será uno u otro. Hay algunos tipos de arroz de baja calidad que cuando se cuece, el grano puede romperse o incluso hay algunos granos que no terminan de cocerse por completo. Para ello, asegúrate de elegir una marca de arroz  que ya conozcas y que te guste.

6. Descuidar la temperatura de cocinado

Si no quieres que el arroz se pase o incluso peor, que se queme, deberás estar pendiente a los tiempos y temperatura de cocción indicados en la receta: 10 minutos a fuego fuerte, y 10 minutos apagado cocinándose con el calor que queda en el fuego.
tracking