Revista Mía

Los mejores trucos para mantener tu nevera ordenada

¿Ya no sabes qué hacer para mantener tu nevera limpia y ordenada? Toma nota de estos 5 trucos y verás que es más fácil de lo que parece.

Si normalmente tienes la nevera organizada en cuanto llegas del súper porque te gusta dejarlo todo ordenado al momento, pero conforme van pasando los días de la semana cada cosa la colocas donde primero te pille, es normal que a final de la semana no sepas ni qué tienes en la nevera. Además de aprender a mantener tu nevera limpia y ordenada, y a organizar tus comidas a través de un menú semanal equilibrado, te ayudaremos a reducir el desperdicio de alimentos con recetas de aprovechamiento deliciosas para que nunca más tengas que volver a tirar comida.
Inclusive si haces limpieza de fondo, que de vez en cuando es muy necesaria, es muy probable que te encuentres algún tomate con pelusilla o una zanahoria que ha menguado de tamaño con el paso de las semanas. Si quieres evitar que esto te siga pasando, estos son los 5 trucos que debes practicar:

1. Revisar qué tienes en la nevera

Es esencial incluso antes de que guardes nuevos alimentos, que veas los alimentos disponibles más antiguos y los coloques antes de los más nuevos, así consumirás antes lo que tiene una fecha de caducidad más próxima. Si tienes dos o tres verduras sueltas y no sabes qué preparar, siempre puedes preparar un pisto, una confitura, e incluso un apetecible relleno para empanadillas y así aprovecharlo. ¿Tienes un poco de carne picada y no sabes qué hacer con ella? Prepara una salsa boloñesa o agrégala a unos burritos mexicanos.

2. Clasificar los alimentos

Si quieres tenerlo todo siempre a mano y en el mismo sitio, es fundamental,

3. Utilizar envases con cierre hermético

Aunque no lo creas, esto es mucho más efectivo de lo que imaginas, ya que al hacerlo no sólo estarás alargando la vida útil del alimento, sino que además, en caso de que se te caiga, el contenido del envase no pringará todas las baldas de la nevera. Ciertamente la diferencia entre derramar una lata de atún y que el aceite llegue hasta el cajón de las verduras no tiene nada que ver con que el recipiente cerrado se te caiga al suelo sin más.

4. Etiquetar los alimentos perecederos

Sobre todo si se trata de carne o pescado, siempre es buena idea etiquetarlo con la fecha de la compra o su propia fecha de caducidad, para que tengas controlado cuántos días más puedes conservarlo en la nevera en buenas condiciones. Una forma de alargar la vida de estos alimentos, es congelándolos una vez estén cocinados. Si lo haces racionado, sólo tendrás que sacar la comida cuando la necesites.
Si consigues hacer de este último punto un hábito, te aseguramos que además de mantener siempre tu nevera limpia y en orden, comerás de manera más saludable y siempre sabrás qué tienes que cocinar al día siguiente. Con lo que también podrás organizar tu tiempo mucho mejor para poder dedicarte a otras tareas.
tracking