Revista Mía

Los mejores trucos para conseguir una buena fritura

Un platillo muy tradicional del sur de España son las frituras de pescado o el pescaíto frito ¿quieres que te queden perfectas? Así es como se hacen.

Aunque parezca que no tiene ninguna ciencia conseguir una buena fritura, lo cierto es que hay que tener en consideración ciertos aspectos que no debes descuidar si quieres que la fritura te quede perfecta. Es decir, crujiente y dorada por fuera, y jugosa por dentro, sin excesos de aceite y con el alimento perfectamente cocinado. ¿Cómo conseguirlo? Muy fácil, toma nota de los mejores trucos para conseguir una fritura perfecta:

Reboza bien el alimento

Una de las claves para que las frituras queden bien es el rebozado, esa cobertura crujiente que envuelve al alimento y que tanto nos gusta. Para hacerlo bien necesitamos sólo 3 ingredientes básicos: harina, huevo y pan rallado. Utilizaremos 3 platos y en cada uno de ellos pondremos ese alimento, después, sólo tendremos que pasar el alimento que vayamos a freír por cada uno de los platos y en ese mismo orden: primero por harina, luego por el huevo batido, y finalmente por el pan rallado. Si quieres aportar más sabor a tus frituras, puedes salpimentar el huevo batido, y agregar hierbas frescas picadas como el perejil o la albahaca al pan rallado.

Elimina los excesos del rebozado

Para conseguir un rebozado fino y uniforme, es fundamental que el alimento quede totalmente cubierto pero sin pasarse. Cuando lo pases por la harina, sacúdelo levemente para retirar los excesos antes de pasarlo por el huevo batido. Igualmente, antes de sacarlo del huevo con ayuda de unas pinzas, escurre el alimento un poco antes de introducirlo en el plato con el pan rallado. Para que el pan rallado se quede bien adherido, sólo tendrás que presionar suavemente el alimento sobre el pan, darle la vuelta, y escurrirlo levemente antes de freírlo.

Fríe en abundante aceite caliente

Para que la fritura quede dorada por fuera y crujiente, pero jugosa y bien cocinada por dentro, es fundamental que cocines el alimento con el aceite bien caliente. La forma de hacerlo es sumergir el alimento en el aceite justo antes de que empiece a humear. Para ello, lo mejor será que te ayudes de unas pinzas que eviten que puedas quemarte. Pasados unos minutos, cuando veas que el alimento está doradito, querrá decir que es hora de darle la vuelta. Cuando veas que está dorado por ambas partes, puedes retirarlo del aceite.

Escurre el alimento

Es esencial que conforme vayas friendo, dejes reposar los alimentos sobre papel absorbente de cocina que absorba todos los excesos del aceite. Lo mejor es que utilices un plato o fuente alargada, la cubras con varias capas de papel, y la coloques justo al lado de la sartén, de manera que conforme vayas sacando los alimentos, los dejes cómodamente reposar en el plato que tienes al lado.

Sirve de inmediato

Como mejor está la fritura es recién hecha, ya que si dejas que se enfríe el resultado no será ni mucho menos el mismo. Para asegurarte de que la sirves adecuadamente, sírvela recién hecha cuando todavía esté caliente. Si tienes mucha fritura que hacer, puedes ir guardándola en una olla de acero inoxidable para que se mantenga caliente algo más de tiempo.
tracking