Revista Mía

Sacar todo el partido a una lata de mejillones (como Ferran Adriá)

No imaginas la de apuros de los que te puede sacar esta popular conserva.

La llamada ‘cocina del confinamiento’ ha dado para mucho. Para que aquellos que no hubieran amasado en su vida se lanzaran al apasionante mundo de la repostería. Para sacar partido a todas las sobras y explorar recetas de aprovechamiento o ver a grandes chefs desde sus casas dando clases de cocina doméstica. Precisamente uno de los que recuperaba su delantal durante la cuarentena ha sido Ferran Adrià, quien ha sido muy activo en redes sociales y coloquios virtuales durante estos meses. Los más foodies han seguido con dedicación los consejos del gran maestro de la gastronomía, aunque alguno de sus platos haya dejado un sabor agridulce, como ese ‘dúo de mejillones’ que tan solo consistía en abrir la lata para más tarde aprovechar el escabeche. Quizá no era una lección a la altura de lo que se espera de Adrià pero lo cierto es que su plato es toda una reivindicación.
Una simple conserva de mejillones es un gran aliado en la cocina y su utilidad va mucho más allá que un pica pica que acompaña un vermut de sábado en el aperitivo. Puedes sacar mucho partido a este producto. Mucho más que el que crees a priori. ¡Te lo contamos!
Si pensabas que unos mejillones en conserva solo son para tomar del tiempo estás muy equivocada. Te proponemos, por ejemplo, prepararlos en tempura, con una fritura fina, y aprovechar el escabeche para hacer una mahonesa escabechada de acompañamiento, uniendo el jugo a la emulsión de huevo y aceite. Esta mahonesa es una estupenda idea para otros muchos platos, como para untar en los panes de un sándwich vegetal con atún.
También se puede convertir en una salvación cuando surge un picoteo en casa para el que no estabas preparada. Con unos mejillones puedes preparar un dip que dejará boquiabierto a cualquiera. Se trata de picar la carne y mezclarla, junto con el escabeche, con una tarrina de queso crema. Estupenda para servir con panecillos o con crudités de verduras.
Ya sabes que se dice que el arroz lo admite todo y una lata de conserva no iba a ser menos. Te recomendamos en este caso que sean mejillones al natural, para que no resulte muy fuerte y graso. Es un complemento perfecto a un risotto cremoso, solo tienes que seguir la receta tradicional de este arroz italiano e incorporarlos los últimos cinco minutos para templar. Y al igual que con arroz, también los puedes usar para una pasta marinera exprés.
Para dar un toque diferente a unos huevos rellenos, pícalos muy finitos y añádelos a la mezcla de atún y tomate. Con un picadito de cebolla, pimiento verde y tomate, ya tienes un salpicón perfecto para días de calor. Y pasándolos por la batidora con atún y un poco de escabeche darás con un paté sabrosísimo.
Uno de los ingredientes con los que casa a las mil maravillas es con el aguacate y esta fórmula la puedes aplicar también a infinidad de platos. Por ejemplo, unos rellenos de mejillones y pico de gallo, con la propia carne del aguacate o unas tartaletas de guacamole con un mejillón y toque de su escabeche. Y para acabar este repaso de cocina enlatada, no podemos olvidarnos de la receta reina del aprovechamiento: las croquetas.
tracking