Revista Mía

Recetas originales con zanahoria (y que no son carrot cake)

Ayuda a fortalecer nuestro cabello y nuestras uñas, es buena para el corazón y es rica en betacarotenos. La zanahoria es una verdura estupenda para picar entre horas y consumir cruda, pero también puedes elaborar deliciosas recetas con ella. Te damos ideas para que la incorpores a tu dieta.

Son un ingrediente importante en guisos, cremas y recetas de repostería. Sí, hablamos de las zanahorias, una de las hortalizas más cultivadas alrededor del globo. Lo mejor de ellas es que (aparte de estar buenísimas) pueden consumirse tanto en crudo como cocinadas, y son un snack saludable perfecto si no quieres complicarte. Y aunque seguro que tú también las adoras, apostamos a que las tienes un poco abandonadas y las utilizas para cuatro platos contados. Así que ha llegado el momento de que eso cambie, ¿o no?
En primer lugar, hablemos de las variedades: existen muchas, y varían en cuanto a forma, tamaño e incluso colores, ¡existen hasta zanahorias moradas! A la hora de elegirlas, escoge aquellas que presenten un tono naranja intenso, que tengan una textura uniforme y sin protuberancias a los lados. Evita las que presenten manchas verdes, especialmente en la zona de la punta. Si tienes en cuenta estos aspectos (aunque parezcan obvios), seguro que triunfarás seguro con tu compra.
Y en lo que respecta a la cocina... No utilices solo las zanahorias para cremas o tus guisos de toda la vida. Anímate a preparar un rico hummus, a presentarlas en forma de crudité o saltearlas al wok con salsa de soja, tiritas de pollo y otras de tus verduras favoritas. ¿Necesitas más ideas? Don't worry, te enseñamos recetas con zanahorias para que te enamores de este ingrediente.

Pan de zanahoria

Quizá te recuerde (de lejos) a la célebre tarta de zanahoria, pero este pan de zanahoria con glaseado de canela es perfecto si quieres preparar una receta dulce pero diferente. Para prepararlo necesitarás varias tazas de zanahoria rallada (si es que te gusta que tenga textura, si no también puedes prepararlo con zanahoria bien chafada).

Zanahorias a la brasa con sirope de arce

La parrilla puede ser tu aliada si lo que buscas es cocinar las zanahorias de forma diferente y convertirlas en las protagonistas de la mesa. Puedes elegir zanahorias de todo tipo (esta receta combina zanahorias moradas, amarillas...) y dejar que se doren por todas las caras hasta que tengan ese aspecto braseado. Sazona con sal, pimienta y las hierbas aromáticas de tu preferencia y añade un chorrito de sirope de arce para aportar un punto dulce.

Croquetas de zanahoria

¡Sorpresa! Las verduras también pueden convertirse en el ingrediente principal de una deliciosa receta de croquetas, como esta. Para elaborarlas necesitarás rallar la zanahoria y saltearlas en la sartén con un poquito de cebolla y ajo. Añade esta mezcla a la bechamel y voilá, tus croquetas de zanahoria ya están listas.

Sopa de zanahoria y pesto

¡Marchando un buen plato de cuchara! La zanahoria es perfecta para preparar sopas y cremas, ya que además aporta una agradable nota dulce a cualquier creación gastro. Prepara una crema como lo harías normalmente y agrega un poco de pesto y pan tostado para mojar. Sencillo pero muy resultón.

Pudding de zanahoria

Sí, amiga. La zanahoria es genial para preparar postres como este pudding, conocido también como gajar halwa. Se trata de un postre tradicional indio que se prepara con zanahorias (obviamente), mantequilla, leche, pasas, pistachos, almendras, azúcar y especias como el cardamomo y el azafrán.

Cheesecake de zanahoria

Imagina combinar una carrot cake y una tarta de queso. Una delicia, ¿verdad? Pues este es el resultado. Prepara un bizcocho de zanahoria y divídelo en capas. Después rellena con crema de queso, como si fuera una cheesecake. ¿Estás lista para probar lo mejor de ambos mundos?

tracking