Revista Mía

¿No sabes qué preparar de comer? Te proponemos una receta ideal para los días calurosos.

Prepara esta receta súper sencilla perfecta tanto para el almuerzo, como para la cena.

Disfruta de los meses de verano sin tener que preocuparte de pasar horas en la cocina pensando en qué hacer de comer. Para ello, lo mejor es organizarte con un poco de antelación y tener claro qué preparar de la forma más rápida y sencilla posible. Aquí te proponemos una receta sencilla y deliciosa al mismo tiempo que combina productos del mar, chalotas y vino blanco. ¿No sabes de qué se trata? Pues de unos mejillones a la marinera de los de toda la vida. Una receta muy económica e ideal para servirla en el centro de la mesa y compartir en un almuerzo familiar. Lo mejor de todo es que no tardarás más de 15 minutos en tener los mejillones a punto.
El secreto para que te queden perfectos está en la cocción del marisco. Para ello, se abren al vapor en apenas unos minutos. Es imprescindible que vayas retirando los mejillones de la cazuela conforme se vayan abriendo, así te quedarán jugosos y llenos de sabor. No te preocupes si quedan algunos sin abrir, ya que es algo que pasa con frecuencia, si te pasa, lo mejor será que los deseches de inmediato ya que no están en buen estado.

Ficha 

  • Tiempo de preparación -
  • Tiempo de cocción -
  • Porciones -
  • Tipo de receta (n/a)
  • Precio -

Ingredientes

  • 1 kg de mejillones
    2 chalotas
    1 diente de ajo
    1 vaso de vino blanco
    50 g de mantequilla
    Perejil
    Laurel
    Sal
    Pimienta

Elaboración

Mejillones a la marinera

Mejillones a la marinera

1. Limpia bien los mejillones retirando las barbas. La mejor manera de hacerlo es con ayuda de un cuchillo pequeño de punta afilada. Pela y pica finamente las chalotas, y aplasta el diente de ajo.

2. Derrite la mantequilla en una cazuela, agrega la hoja de laurel y el diente de ajo. Agrega la chalota y cocínala 2 minutos a fuego medio. Riega con el vino y deja que el alcohol se evapore durante un par de minutos.

3. Incorpora los mejillones y déjalos cocinarse en la salsita hasta que se vayan abriendo. Retíralos de la cazuela conforme se van abriendo y consérvalos en una ensaladera.

4. Una vez retirados todos los mejillones, reduce a la mitad la salsa. Pica finamente el perejil, agrégalo a la cazuela, y riega los mejillones con la salsa antes de servirlos.

tracking