Revista Mía

La quesadilla de Eva Longoria se hace así

La empresaria y actriz nos tiene acostumbrados a compartir sus versiones familiares de los clásicos platillos de su país de origen.

La quesadilla es uno de los platillos más típicos de la gastronomía popular mexicana. En España, por una famosa cadena de restaurantes que la tiene en su carta desde hace muchos años, la asociamos a un relleno de jamón cocido y queso fundido, pero lo cierto es que puede llevar distintas combinaciones, también sin queso.
No es el caso de la versión que Eva Longoria, famosa actriz y empresaria que a menudo se deja caer por Instagram compartiendo las versiones familiares de los clásicos mexicanos, preparó hace unos días con el cocinero e influencer Eitan Bernath.

Ambos se reunieron en la cocina de este último para publicitar un utensilio de cocina, pero a nosotros lo que de verdad nos llamó la atención de su vídeo es la receta casera que prepararon, una versión muy nutritiva de la quesadilla mexicana.
Este es un plato que, según diferentes investigaciones históricas bien documentadas, parece que llegó a México desde España. En concreto, se asocia el término a la casadiella, una receta dulce muy popular en Asturias. La quesadilla mexicana, en cambio, es una preparación salada formada por una tortilla de maíz o trigo que se dobla por la mitad y se rellena con distintos ingredientes. Se puede freír, que es lo que hacen en un vuelta y vuelta de manual Eva Longoria y Eitan Bernach con su versión, si bien lo hacen con muy poca grasa, como si estuvieran preparando un crepe.
Pero más allá de si preparas o no la masa de la quesadilla en tu casa o compras tortillas de maíz o trigo ya preparadas, la clave de esta receta es el relleno, ya que es una forma ideal de aumentar el consumo de verduras.
554207ac0a73fed41f01e256

Quesadillas mexicanas

Longoria y Bernach pican verduras variadas y las sofríen con aceite de oliva virgen extra. En su caso, vemos que utilizan pimiento rojo y verde y cebolla morada, todos ellos ingredientes habituales en la cocina mexicana. A estas verduras le añaden un puñado generoso de champiñones laminados, que puedes picar tú mismo o bien comprar ya así cortados —es menos sostenible y suelen ser más caros—, y lo sofríen todo a fuego medio hasta que se va dorando la mezcla y reduciendo considerablemente por la pérdida de agua de las verduras y de los hongos.
Para aromatizar su quesadilla y aumentar su sabor, Longoria y el cocinero añaden hasta tres tipos de especias además de sal y pimienta. Entre ellas, ajo, que puedes añadir en polvo o simplemente picado junto resto de verduras. También le ponen chili para darle el inconfundible toque picante mexicano, pero este es opcional; no es necesario añadir picante por mucho que lo hagan en el país del que es originaria la receta si a ti no te gusta este matiz.
Cuando todo está ya muy dorado, lo retiras y rellenas tu quesadilla con ello junto a un queso fundente que se derrita bien. Dobla tu quesadilla con cuidado de que no se rompa y hazla bien por ambas partes. Antes de sacarla del fuego puedes hacer como Eva Longoria y Eitan Bernach con la suya: si te gusta mucho el queso, añade por fuera un poco más y deja que el calor lo cocine hasta quedar una capa exterior crujiente con sabor a queso.
Sirve con aguacate picado, tomate y salsa al gusto. 
tracking