Revista Mía

10 bollos para tus meriendas de fin de semana

Disfruta al máximo de tus tardes de sofá, pelo y manta con esta selección de dulces caseros delicioso.

Queda mucho invierno por delante, y aunque de momento no hemos sentido el frío de años pasados salvo días sueltos, llegará. Estamos seguros de que llegará. Y si no lo hace el frío será la lluvia que anuncie la llegada de la primavera a lo lejos. Y esos días días de frío y lluvia nada apetece más que meterse en casa con la mantita y aromatizar toda la casa con un bollo casero.
Pocos placeres más sencillos para “matar” el tiempo en casa que cocinar un bizcocho. Como los de toda la vida, esos que te hacía tu abuela son sabor a limón, quizá a naranja, cuando ibais a verla los fines de semana. Te encantaba por el sabor, por lo que significaba (ir a casa de la abuela es uno de los mejores recuerdos de la infancia) y porque encima te metía la mitad, o todo lo que sobrara, en papel aluminio para que desayunaras también en casa al día siguiente.
Como casi todas las cosas buenas, hacer bollos caseros no se ha perdido. La transición no solo ha resistido el paso del tiempo de maravilla; es que en los últimos dos años, desde el confinamiento, con tanto tiempo que hemos tenido que pasar en casa entre unas cosas y otras, las versiones del bizcocho se han multiplicado.
Las redes sociales, además, han ayudado a difundir muchas de estas versiones novedosas, y también han sido el soporte por el que hemos podido descubrir versiones caseras más reconocibles pero igualmente sorprendentes gracias a pequeños detalles que incluyen en su receta que los diferencian del clásico bizcocho.
24 meses practicando bizcochos en casa dan para mucho, así que hemos reunido diez de nuestras versiones favoritas dentro de todas las que hemos probado últimamente. Te van a encantar todas, te lo garantizamos. Solo tienes que empezar por aquella que más te atraiga. Ya verás cómo te ayuda a pasar un fin de semana casero muy feliz. No hace falta nada más que un buen bollo casero para endulzar y alegrar una tarde de invierno. Bueno, sí, una cosita más: café o té de calidad. Pero esta responsabilidad te la dejamos a ti en exclusiva.
tracking