Revista Mía

Así se hace la compota de manzana más fácil y dulce

Este puré dulce sirve de acompamiento de postres y también de carnes. ¡No te pierdas su receta!

Autor: Mia Revista / Vídeo: Pablo Cantudo
La compota de manzana (o puré de manzana) es una compota -con una textura más grumosa y densa que la mermelada- elaborada con manzanas peladas y endulzada con azúcar y canela (o vainilla). Este puré, tremendamente dulce, es un plato casero que suele tomarse como postre o que también se prepara como acompañamiento de carnes en ocasiones festivas. De hecho, en países como Perú es muy común tomarla durante la cena de Nochebuena, acompañada de pavo al horno. En Alemania, por ejemplo, se aromatiza con vinagre suave y se sirve con lombarda y Weihnachtsgans (ganso de Navidad), creando así un plato típico de las Pascuas en el país.
La compota de manzana se compra generalmente ya hecha -en botecitos- pero lo cierto es que es muy fácil de preparar de forma casera. Además, ¡es una receta realmente económica! Si te gusta la repostería y tienes el paladar dulce, puedes probar a preparar tu propio puré de manzana, una receta muy suave y de muy fácil digestión que gusta tanto a niños como a mayores. ¡Te contamos cómo se hace! Tardarás menos de una hora en elaborarla: en concreto, 40 minutos.
Ingredientes que necesitas.
  • 3 manzanas
  • 300 ml de agua
  • 150 g de azúcar
  • Canela en rama

Cómo hacer compota de manzana en casa

Coloca en un cazo a fuego medio el agua junto al azúcar para que ésta se vaya disolviendo poco a poco. Deja calentar la mezcla a ebullición un par de minutos, hasta que veas cómo se forma un almíbar muy ligero en el cazo.
iStock

compota de manzana caseraiStock

Mientras tanto, lava, pela y retira el hueso de las tres manzanas. Trocéalas (en piezas no demasiado grandes o irregulares) y añádelas a la cazuela justo cuando el almíbar ya esté hecho (lo notarás porque estará burbujeando ligeramente). A continuación añade la ramita de canela y tapa la cazuela.
Por último, baja el fuego y deja que la mezcla se cueza durante unos 30 minutos. El tiempo dependerá de la cantidad de manzanas y del tamaño de los trozos. Pasado este tiempo retira el cazo del fuego y sirve la compota, ya lista, tanto templada o después de haberla dejado enfriar un poco. Este consistente puré te servirá para acompañar infinidad de platos: no sólo los más dulces (helados, tartas, crepes, muffins, tortitas…) sino también salados. De hecho, te recomendamos que pruebes a servirla como guarnición de pollo asado o alguna carne de caza. ¡Te encantará la combinación de sabores!
tracking