Revista Mía
617eaa8e5cafe83ce082101b

Receta de mermelada de kiwi casera

Las mermeladas de frutas son opciones ideales para disfrutar de frutas de temporada en cualquier momento del año. Y la mermelada de kiwi te sorprenderá no solo porque es deliciosa, sino diferente.

El kiwi es una fruta del tamaño de un huevo grande, recubierto con una piel peluda de color marrón verdoso, y con una pulpa de color verde claro realmente jugosa, muy fragante y ligeramente ácida.
Se cultiva principalmente en Nueva Zelanda, aunque también es común encontrarlo en otros países como Francia, Italia, Estados Unidos, Chile o Japón. De hecho, Francia es considerado como el segundo productor europeo de esta fruta, después de Italia.
Existen dos variedades principales de kiwi: Haward, que es el tradicional kiwi verde, con piel aterciopelada, de color marrón grisáceo y pulpa verde pálida salpicada de semillas negras; y la variedad Zespri Gold, o kiwi amarillo, con piel marrón (casi lisa), pulpa de color amarillo dorado y un sabor ligeramente ácido.
Desde un punto de vista nutritivo, una de las principales ventajas del kiwi es su moderado aporte calórico, ya que proporciona 47 kcal por cada 100 gramos. También destaca por su elevado contenido en vitamina C, aportando una mayor cantidad que los cítricos. Además de vitamina E, altamente antioxidante, provitamina A y vitaminas del complejo B.
Y también es muy rico en minerales, principalmente potasio, además de fibras, que estimulan de manera eficaz y muy suave la función intestinal.
Se trata de una fruta madura de invierno, que puede consumirse durante los meses de octubre a marzo. Eso sí, no hay duda que la mermelada de kiwi se convierte en una de las mejores opciones a la hora de poder disfrutar del sabor y la textura de esta fruta fácilmente a lo largo de todo el año.

Cómo hacer mermelada de kiwi casera

Foto: Istock

Cómo hacer mermelada de kiwi caseraFoto: Istock

Ingredientes:
  • 500 g de kiwis verdes
  • 200 g de azúcar
  • 1 anís estrellado
  • 1 rama de canela
  • El jugo de 1 limón
Elaboración:
Comenzamos pelando muy bien los kiwis. Seguidamente, los cortamos en rodajas. Colocamos los trozos cortados en rodajas en una cacerola ideal para mermelada, añadimos el azúcar, la canela en rama y el anís estrellado. Partimos el limón por la mitad y lo exprimidos hasta obtener todo su jugo, que procedemos a añadir también a la cacerola.
Cubrimos y dejamos reposar durante al menos 3 horas (aunque es preferible dejarlo todo en reposo durante al menos toda la noche).
Al día siguiente, colocamos la cacerola al fuego, y cocinamos a fuego lento durante unos 30 minutos.
Con la ayuda de un plato frío (preferiblemente guardado en el congelador durante una hora) probamos la textura de la mermelada, haciendo correr una gota de mermelada. Si la mermelada se congela es que estará perfectamente lista.
Mezclamos muy bien la mermelada. Si lo deseas, ahora es el momento ideal de añadir algunos trozos de kiwi enteros para proporcionar una textura diferente. Si hacemos esto, procedemos a mezclarlo ligeramente.
Vertemos inmediatamente en frascos esterilizados. Los sellamos y les damos la vuelta, hasta que se hayan enfriado completamente.

Cómo hacer mermelada de kiwis Zespri Gold

Si deseas elaborar una mermelada de kiwi diferente, en esta ocasión vamos a usar kiwis Zespri Gold, para obtener así una mermelada de maravilloso color dorado.
Ingredientes:
  • 1 kg de kiwis Zespri Gold
  • 500 g de azúcar
  • 2 plátanos
  • 1 limón
  • 1 vaina de vainilla
Elaboración:
Pelamos los kiwis, los cortamos en rodajas, los colocamos en un cuenco grande junto con el azúcar, y los mezclamos muy bien. Añadimos la vaina de vainilla partida en 2 a lo largo, y la enterramos muy bien. Tapamos y dejamos macerar durante 2 horas, revolviendo de vez en cuando, hasta que el azúcar se haya disuelto por completo.
Pasado el tiempo, vertemos el contenido en una cacerola o cazuela de fondo grueso.
Pelamos los plátanos, retiramos las puntas, trituramos con un tenedor en un plato y combinamos con la mezcla de kiwi y azúcar.
Lavamos la cáscara del limón, rallamos finamente su ralladura y luego exprimimos su jugo. Luego, añadimos sobre los kiwis y mezclamos bien otra vez.
Llevamos a ebullición suave. Luego, reducimos a fuego lento y cocinamos durante 30 minutos. Retiramos la espuma que se forma al principio, y vigilamos muy bien para evitar que la mermelada se salga de la cacerola.
Dejaremos de cocinar cuando una gota del almíbar, sacada de la cacerola, se congele instantáneamente.
Ponemos en frascos escaldados y secos, retirando la vaina de vainilla con cuidado, cortándola en trozos para poder colocarla en cada uno de los frascos. Cubrimos mientras esté caliente, y luego dejamos que se enfríe completamente. A disfrutar.
tracking